Necrológicas
  • Juan Enrique Ruiz Mayorga
  • Eva Florentina Pérez Muñoz
  • Eliana Vicenta Jercic Giner
  • Alisson Hutt Fontt

“Se nos hace realmente necesario contar con un espacio propio”

Por La Prensa Austral sábado 1 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
452
Visitas

La entidad solicitó a la seremi de Bienes Nacionales la posibilidad de contar con un recinto propio, para realizar actividades como la Feria Medieval, el Concilio Tolkien y la Taberna “La doncella olvidada”.

La Feria Medieval, el Concilio Tolkien y la Taberna “La doncella olvidada” son algunas de las actividades gratuitas organizadas por los integrantes de la Sociedad Tolkien Magallanes. Se trata de una organización social sin fines de lucro conformada en 2007, para estudiar, recrear y difundir el legado literario del escritor británico John Ronald Reuel Tolkien (J.R.R Tolkien).

Este año la Sociedad Tolkien cumplió 11 años de existencia y ha sido un punto de reflexión, notando que necesitan con urgencia un recinto propio. Esta es una conclusión como consecuencia del hecho de que todos los elementos que dan vida al mundo fantástico que ofrecen en las actividades que participan, se encuentran literalmente repartidos en distintos puntos de la ciudad.

“Se nos hace realmente necesario tener un espacio propio, por lo mismo iniciamos una campaña que se llama ‘Un hogar para Fimbrethil”. Este es un personaje de Tolkien, una ‘Ent’ mujer, y de hecho nosotros hicimos una escultura de ésta, y la iniciativa está relacionado a ella porque necesitamos un lugar donde guardarla, además de otras cosas y poder proyectarnos en el tiempo. Nuestra primera acción ha sido entregar una carta a la seremi de Bienes Nacionales, para poder tener nuestro propio recinto. Sabemos que es una petición compleja porque hay muchas organizaciones que están en lo mismo, pero debido a nuestra trayectoria y todas las actividades que hacemos en el año, creemos que nos corresponde un espacio fijo”, comentó el presidente de la Sociedad Tolkien, Otto Gesell Yasic.

La idea de este organizado grupo es contar con un recinto que sea gratuito, en donde se ofrezcan talleres, charlas y lanzamientos de libros. Por lo mismo precisan que requieren de salas de creación y un auditorio pequeño para otras actividades. Los integrantes de la Sociedad Tolkien explican que la idea es que exista un lugar, que las personas al momento de ingresar, sientan que están siendo parte del mundo de Tolkien, en vez de andar trasladando todos sus elementos por distintos puntos de la ciudad.

“Estamos en un dilema porque Fimbrethil mide dos metros y no tenemos dónde guardarla, siempre andamos rogando para que alguien la albergue. Entonces en vista de todo esto ya no sabemos si podemos hacer otra escultura de ese tamaño otra vez, estamos limitados. Tenemos cosas repartidas por toda la ciudad, son 11 años de historia distribuidos en bodegas de las bibliotecas, de la Dibam y las casas de los integrantes de la Sociedad Tolkien”, afirma Gesell.

Un buen trabajo

Con respecto a las siguientes acciones a concretar, el presidente de la organización menciona que “la idea de nosotros no es que sólo Bienes Nacionales se ponga la camiseta con nuestra petición, sino que también otras entidades como el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la Municipalidad de Punta Arenas y la Gobernación de Magallanes. También enviaremos cartas a los parlamentarios, para que se entienda que es una petición que tiene bases sustentadas en nuestro listado de actividades, tenemos un catastro con fotografías y enlaces de prensa que evidencian nuestro trabajo anual, el cual es constante”.

En la carta, la Sociedad Tolkien recalca que sus actividades invitan al cuidado del medioambiente y la fraternidad entre los ciudadanos. Además, son espacios recreativos de sana convivencia y para toda la familia. De igual forma precisan que desde 2011 posee personalidad jurídica y rol único tributario. La organización actualmente cuenta con 15 integrantes de 22 a 35 años de edad, hasta la fecha ha concretado más de 30 iniciativas y participado o apoyado 34 proyectos de instituciones afines, con un total de 33.500 beneficiarios directos.

“Cada vez en más difícil conseguir espacios, tenemos el Teatro Municipal y el Centro Cultural que cobra por día, a pesar de que nosotros somos una organización sin fines de lucro. Eso dificulta mucho nuestra gestión porque nosotros somos autosuficientes e independientes, en la actualidad no dependemos de proyectos y estos gastos limitan las cosas que podemos ofrecer a la comunidad. Con un recinto propio podemos dedicar más recursos a la creatividad”, concluyó Otto Gesell.

Para conocer más sobre el trabajo de la Sociedad Tolkien Magallanes las personas pueden visitar la página web www.tolkienmagallanes.com.