Necrológicas
  • Juan Enrique Ruiz Mayorga
  • Eva Florentina Pérez Muñoz
  • Eliana Vicenta Jercic Giner
  • Alisson Hutt Fontt

Sociedad Tolkien Magallanes insiste en la necesidad de contar con un espacio propio

Por La Prensa Austral domingo 24 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
261
Visitas

Junto con realizar un balance a casi una semana de culminada la novena versión de la Feria Medieval, la agrupación enfatizó
que es necesario que las autoridades acojan la petición de contar con un lugar para realizar sus actividades durante el año.

Hace una semana culminó la última versión de la Feria Medieval, evento realizado en el Liceo Luis Alberto Barrera por los integrantes de la Sociedad Tolkien.

Para los miembros de esta entidad artístico-cultural el balance de lo realizado hasta ahora es positivo, pero insisten en la necesidad de contar con un espacio propio para realizar las diferentes actividades que ejecutan durante el año.

“Los días que llegó más gente a la feria fueron el sábado y el domingo y sabemos que en total asistieron 5.300 personas, 400 más que el año pasado. También en esta última fue donde hemos tenido más cantidad de artesanos (40), los cuales participaron de un proceso de postulación, donde cada uno tuvo que presentar una propuesta que tuviera que ver con la temática medieval, sobre todo pensando en que esta es una feria diferente”, contó el presidente de La Sociedad Tolkien, quien además agregó que la idea es siempre sorprender con cosas nuevas y que este año la calidad se incrementó.

Los miembros de la organización mencionaron la obra de teatro que presentaron el día final de la feria, que contó con la presencia de un dragón de casi ocho metros que realizaron entre siete personas. “En relación a años anteriores creo que este año trabajamos mucho en la producción del dragón, porque el año pasado hubo un trabajo más de guión y era más compleja la temática de la obra por así decirlo. Este año la producción y confección del dragón nos llevó casi un mes”, contó una de las miembros de la Sociedad Tolkien, Cristina Márquez.

“El dragón fue un trabajo de mucha costura y realizado a mano, ya que no puedes coser a máquina algo de esas dimensiones. El tema también estuvo en probar nuevos sistemas para que se mueva, porque es todo mecánico, y a puros movimientos de fuerza. En definitiva, es una marioneta, pero de ocho metros”, comentó entre risas María Constanza Iribarra.

Además en cuanto a la obra, la joven agregó que el trabajo de guión, las esculturas y los trajes fueron realizados íntegramente por los miembros de la Sociedad Tolkien, que en la actualidad cuenta de diez integrantes.

Los miembros de la agrupación remarcaron que en el marco de la feria una de las las actividades que más público reunió fue la “Noctum festum”, la cual se realizó en el hall central del liceo y contó con música en vivo y bailes medievales.

La urgencia del espacio propio

“El espacio que solicitamos no es para hacer la Feria Medieval, pero sí nos gustaría tener un lugar por un tema de trabajo, porque tener que andar moviendo las cosas de un lado para otro es agotador”, aclaró Otto Gesell, quien además enfatizó que el hecho de contar con un lugar les facilitaría realizar las diversas actividades que llevan a cabo durante el año, como los cuentacuentos, la creación de esculturas o las reuniones.

“En este momento está puesta a prueba totalmente la voluntad de la Sociedad Tolkien de entregar cultura a la región sin un espacio propio. Creemos que debería ser la Seremi de Desarrollo Social o la de Cultura, las Artes y el Patrimonio, que tendría que tomar los documentos y reconocer el trabajo estable que hacemos durante el año”, expresó el presidente de la agrupación.

También, en este sentido, María Constanza Iribarra planteó que es necesario que exista un reconocimiento de las autoridades a tomar en cuenta la magnitud de los eventos que realizan, los que acarrean una serie de gestiones y arduo trabajo en la organización. “Todo esto lo realizamos de forma autónoma, muchas veces juntándonos en las casas, en bibliotecas, pero en el fondo comienza a desgastar porque tenemos cada vez más cosas que mover, entonces el hecho de tener un lugar también tiene que ver con generar mejores productos para la comunidad”.

Sobre la falta de una instalación propia, Blas Gesell comentó que “por poner un ejemplo el dragón lo hicimos en un patio y menos mal que nos tocaron días lindos o si no hubiera sido imposible. Además sentimos que cada año tenemos que subir la vara de lo que entregamos, no podemos volver a algo más pequeño, entonces ahora estamos viendo que hacemos con este tema”.

En este sentido, Arturo Aguila, otro miembro de la sociedad remarcó que “si seguimos haciendo cosas grandes tenemos que tener un espacio donde guardarlas, porque hasta el momento las tenemos repartidas por diferentes lugares que nos han prestado, pero en el fondo igual es una molestia”.

Otto Gesell planteó que “es un poco triste que las autoridades, que son administradores de los espacios públicos, en vez de valorar esto, y dejarla en exhibición en alguno de estos espacios, no sucede, todo el mundo se desliga”.

Finalmente los integrantes de la Sociedad Tolkien aseguraron que, a pesar de la urgencia del espacio, seguirán realizando sus actividades durante este 2019, aunque continuarán con la campaña para conseguirlo pronto.

“Posiblemente este año realicemos la taberna, que es una actividad que hemos hecho hartos años seguidos, que es como una especie de café que montamos por un día y es de temática “tierra media”, y va acompañada de música, presentaciones teatrales y toda la variedad de comida y platos inspirados en la tierra media”, contó Iribarra.

El presidente de la entidad concluyó que “este año tenemos ganas de hacer un cuenta cuentos itinerante, en las comunas, pero para realizarlo tendríamos que contar con el apoyo de fondo concursable. Por otro lado, queremos potenciar el Concilio Tolkien y que esta actividad literaria siga sumando y siga manteniendo nuestro estilo”.