Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic
  • María Elena Barticevic de Rodas

Tatuajes en Magallanes: la mayoría de los usuarios oscila entre los 18 y los 40 años

Por La Prensa Austral domingo 21 de abril del 2019

Compartir esta noticia
39
Visitas

Quienes se dedican a esta actividad aprecian un mayor interés por público de distintas edades por realizarse tatuajes e intervenir su piel con diferentes motivos.

En Punta Arenas cada año crece la oferta de locales que permiten realizarse un tatuaje, una práctica que durante mucho tiempo fue vista con recelo y prejuicio por parte de la sociedad magallánica, y que hoy se ha vuelto un objetivo a cumplir para muchos jóvenes, adultos e incluso adultos mayores. En conversación con dos locales concurridos de la ciudad, sus propietarios comentaron que han podido ver de qué manera las personas se han abierto a “pintar” diferentes partes de su cuerpo e incluso las más insólitas que se puede imaginar.

Uno de los espacios predilectos por los seguidores del tatuaje en la región es el local 20 de la Galería Roca llamado Káonken, el cual lleva del año 2012 trabajando en este arte. Quien lleva a cabo este trabajo de agujas con tinta es Gonzalo Velázquez, de 40 años, que realiza esta práctica desde los 18 años. En cuanto al incremento de la actividad en los últimos años comentó que “la gente se está tatuando harto, se ha notado mucho. Yo trabajo todos los días y ni siquiera necesito publicidad”.

La edad también es algo que ha ido variando en los últimos tiempos y Velázquez contó que en promedio “la gente que más viene es de 20 a 40 años, pero igual eso ha ido cambiando, por ejemplo la señora de mayor edad que he tatuado tenía 74 años y se vino a hacer su primer tatuaje en la espalda”. También agregó que una de las cosas fundamentales de este rubro es la salud y es por eso que buscan mantener siempre todo bajo las normas sanitarias establecidas.

Otra de las cosas que recalcó el tatuador es que actualmente las personas están preocupándose cada vez más del diseño que eligen para marcar definitivamente su piel: “la gente se está preocupando de ir un poco más allá con sus diseños, porque hubo un tiempo que hacía un diseño original una vez a la semana, porque casi todos llegaban pidiendo el mismo o las ideas eran bastante parecidas, pero ahora está variando más”.

Marcia y Damián Escobar son madre e hijo y ambos se dedican al tatuaje en el local Tattoo Studio Magallanes (Magallanes 570), ubicado en el centro de Punta Arenas. Ella lleva 15 años tatuando y tres en esta tienda, por lo que ha sido testigo del crecimiento de los adeptos al tatuaje. “He visto toda la evolución y me he dado cuenta de que ahora no sólo hombres se tatúan, sino que también muchas mujeres y de diferentes edades. Se ha ampliado mucho más el espectro y creo que se ha dado sobre todo porque ahora está todo muy fiscalizado por la Seremi de Salud, entonces hay más confianza por parte de los clientes”.

En cuanto a las edades de las personas con las que trabajan en esta tienda la tatuadota explicó que “idealmente tatuamos a personas de 18 para arriba porque tienen mucho más claro qué es lo que quieren, aunque también trabajamos con niños de 15 con el permiso de sus padres”.

Diferentes
partes  del cuerpo

Otra de las características de este tiempo, los tatuadotes destacaron que más allá de los brazos, las personas que llegan están teniendo nuevas preferencias para intervenir su piel como el torso, las manos, el cuello e incluso la cara. “Por ejemplo, las mujeres se tatúan harto los tobillos y no tanto los brazos, en general prefieren cosas más sutiles, a color”, marcó Velázquez.

Una de las cuestiones que aclaró también este tatuador es que, por lo general, presta sus servicios a mayores de edad, aunque también lo hace con menores, siempre con la autorización de sus padres. “Cuando viene un menor, el padre o la madre tiene que acompañarlo durante todo el proceso, se firma un documento y se le muestran los materiales con los que se trabaja. En la parte del diseño yo también lo superviso, porque uno lleva años en esto, entonces igual le oriento para que lo piense mejor y a los dos años no esté arrepentido”, agrega.

Con respecto a los lugares del cuerpo elegidos generalmente por los jóvenes para realizarse un tatuaje, Velázquez resaltó que “lo que pasa mucho ahora es que los ‘cabros’ se están tatuando las manos y el cuello, sin haberse tatuado nada antes. En esos casos yo directamente no los tatúo, porque a pesar de que se ha perdido el estigma social de que es algo malo, que obviamente no lo es, lamentablemente todavía puede tener problemas a la hora de estudiar algo o de encontrar un trabajo”.

Marcia Escobar manifestó que “ahora son mucho más amplias las posibilidades, la gente ya no tiene tanto miedo de tatuarse las manos, el cuello o los brazos por completo, creo que antes se buscaban lugares mucho más ocultos. De hecho, hace poco tatué a un chico que quería hacerse el rostro, que se está viendo bastante hoy en día”.

La tatuadora de Tattoo Studio Magallanes destacó que como forma de fomentar el tatuaje y las medidas de seguridad en salud está pensando realizar un curso de ayuda para los nuevos exponentes de este rubro. “Ahora pensamos hacer un curso de asepsia y antisepsia, que es un curso que en Santiago se dicta mucho, y con mi hermana que es enfermera y junto a una amiga que es médico, queremos empezar con eso, porque hay tantos tatuadotes que trabajan en casa y estaría bueno que integren estos conocimientos fundamentales para cuidar la higiene y la salud. Es positivo que haya más gente interesada en este trabajo, porque así va creciendo la industria”, concluyó.