Necrológicas
  • Claudio Alejandro Saldivia Muñoz
  • Juan Orlando Raín Villegas

“Es posible que el coronavirus haya estado presente, pero no se hacían búsquedas activas”

Por La Prensa Austral martes 13 de octubre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Infectóloga fueguina Mónica Pinto Alvarez clarifica aspectos de la pandemia

Durante tres meses y medio, Porvenir no tuvo un sólo caso comprobado de coronavirus y Timaukel marcó seis meses sin un registro, hasta que en ambos lugares se iniciaron las llamadas “búsquedas activas” y se confirmaron numerosos enfermos.

Al respecto, la infectóloga porvenireña Mónica Pinto estimó que “probablemente (en ambas comunas) siempre hubo casos asintomáticos, que no estuvieron testeados. Eso tal vez se hubiera reflejado en que esto se hubiera seguido transmitiendo, hasta que algún caso se iba a hacer positivo en cierto momento. A mi me da la impresión que lo que pasó en Porvenir tuvo más que ver con los viajes interprovinciales, sin que eso quite que podría haber algunos casos asintomáticos ‘dando vueltas’ igual”.

Mónica dice tener los mejores recuerdos de Porvenir, donde tuvo una feliz infancia y de donde emigró con sus padres a Punta Arenas en 1995, evocando con especial cariño el torneo Los Chicos del Barrio, creado por su papá Fernando Pinto junto al profesor René Osorio; también su incursión en numerosos deportes por el Fueguino. Asegura que mantiene amistades en la capital fueguina, tanto sus ex compañeros de curso como los numerosos niños de la población Lago Blanco, donde vivía y con quienes jugaba todo el día.

“El coronavirus tiene como principal nicho para replicarse las vías respiratorias altas y por eso el órgano más afectado es el pulmón, por lo que se debe considerar que en el día se manipula muchas secreciones respiratorias, sin darse cuenta: al hablar, toser, cantar o llevarse las manos a la nariz o a la boca y de allí podría quedar en la mano, donde tiene vialidad de ciertas horas y si se tocan cosas como las compras del supermercado (fruta, congelados, etc.) o en la casa, como toallas, platos y otros utensilios de uso común, podría contagiar a otra persona”, nos recuerda.

Teniendo el virus en la mano, el afectado podría tocarse la cara y permitir que el virus entre a la boca, los ojos o la nariz, y se empiece a desarrollar al interior del cuerpo. No se puede decir que se “traspase”, por ejemplo, al beber agua en común, sino en las secreciones que quedan en el elemento que contiene el líquido que se comparte, por eso es mejor tener vasos o tazas de uso exclusivo para cada persona.

Mónica Pinto desmitificó la recomendación que abunda en redes sociales, en que se afirma que el Covid se destruye aspirando vapores de agua o bebiendo líquidos calientes, de lo que no hay evidencia científica, acotó. “Si está comprobado que para disminuir la transmisibilidad se debe usar mascarilla”, enfatizó.

Explicó que al efecto, donde hubo personas enfermas que dieron positivo, al usar mascarilla han disminuido notoriamente el contagio y que hay ejemplos claros en Norteamérica, donde peluqueros que dieron positivo al Covid-19, pero usaron mascarilla y escudo facial, ninguno de sus clientes se contagió. Clarificó que éste último no reemplaza a la mascarilla, pero la complementa porque protege los ojos. “La mejor mascarilla es la de tipo médico, pero si no se tiene, usar una de género de alguna manera baja igual la carga”, recomendó.

La “gran estafa sanitaria” de la OMS

Respecto a una proclama contra la “OMS en su mayor estafa sanitaria” firmada por más de 300 médicos y trabajadores de la Salud de renombre de distintas partes del mundo, la infectóloga dice creer que “como en todas las profesiones, siempre hay quienes tienen otras creencias o tendencias, así como también existen grupos antivacunas que niegan sus efectos, pero nosotros como científicos defendemos las vacunas a muerte, porque salvan vidas. Efectivamente existen estos grupos, pero se debe tener en cuenta que a la mayoría de los contagiados (la enfermedad) le va a pasar como un cuadro asintomático, o va a hacer una gripe con síntomas leves”.

“El gran problema acá son los pacientes de riesgo, que son quienes más se ven complicados y requieren hospitalización y camas de paciente crítico y, en el fondo, tratamos de protegerlos a ellos”, indicó. Explicó que si todos volvemos a la calle, la gente joven seguramente no requiera ser hospitalizada, pero contagia al resto y muchos van a caer al hospital y otros van a morir, “con una enfermedad que es prevenible con estas medidas”.

¿Y los demás virus respiratorios?

Consultada qué pasa con las demás enfermedades respiratorias, que en esta fecha eran masivas incluso en Porvenir, con salas Ira-Era y el mismo hospital saturado, la profesional aclaró que “está bastante demostrado que los casos de coronavirus son reales, la mayoría tiene PCR hecha. Lo que pasa con los otros virus respiratorios es que, cuando hay un virus predominante, desplaza al resto y como que se adueña del nicho. Está descrito a nivel país y a nivel mundial”, sentenció.

Todo, porque dejan de circular los demás virus y se debe considerar otro hecho importante: que al no haber clases, dejan de “circular” los virus respiratorios. Tampoco es cierto -resaltó- que la PCR (Reacción de Polimerasa en Cadena) dé positivo a los 7 coronavirus existentes, porque el del Covid-19 es específico para buscar “primer”, el código de lo que se quiere identificar para poder dar con el virus puntual. En este caso, la PCR sólo identifica el SARS-COV2 (Covid-19). Para estar mejor preparado ante el contagio, alertó que alimentación sana y actividad física ayudan a prevenir, pero en los casos complejos, al diabético bien controlado le va mejor que al que no lo está, igual que al hipertenso, y que la obesidad es un importante factor de riesgo.

La rara mutación del Covid en Magallanes

Mónica Pinto acentuó que de acuerdo a lo investigado por ella y su compañero de profesión en la Umag, Rodrigo Muñoz, en la región hay una mutación del Covid-19 del que aún se desconoce sus implicancias en el virus como tal: “Hay una base de datos mundial donde todos los que hacen genomas del virus ingresan datos y la de Magallanes es sumamente rara. Está presente en el 0,05% de todas las muestras secuenciadas en el mundo y acá en el último tiempo, la tenemos en todas las muestras. Se está estudiando qué implica esto, pero podría ser una cepa ‘variante’, distinta, que es de alguna manera más ‘pegajosa’ al receptor. No tengo información si se da en alguna otra parte”, se sinceró la investigadora.

Suspensión de BecasChile en 2021

Mónica no evadió la consulta sobre la suspensión en 2021 de BecasChile para estudiar ciencias, confirmada por el ministro del ramo, Andrés Couve: “Me parece un gran error, porque esta beca le daba posibilidad a muchos estudiantes chilenos de irse a formar afuera y traer nuevos conocimientos científicos. Con esta pandemia nos dimos cuenta que como país necesitamos más ciencia y éste era un medio. Aunque Chile viva una crisis importante, no implica retirar los fondos de ciencias”, estimó.

Finalmente, la infectóloga destacó que en el Hospital Clínico Regional hay suficiente equipamiento para combatir la epidemia local, tanto en camas, medios y ventiladores respiratorios, al igual que hay dos buenos laboratorios en la región y la PDI abrirá un tercero. “Se hace incluso hasta 1.600 PCR diarias, es un gran número, ya que ésta es la zona que más testea en el país respecto a su población. Se necesita que estos aportes sigan presentes, para asegurar su continuidad, aunque lo que sí falta es personal clínico, porque el que existe redobla turnos y eso se hace notar”, cerró.

La “gran cuarta ola” de los enfermos crónicos

La profesional nacida en Porvenir asegura que por ahora, junto al segundo infectólogo de la región, seguirán estando “al pie del cañón” frente a la epidemia, pero a largo plazo proyecta seguir estudiando, seguramente epidemiología, aunque también le atrae el tema del VIH-Sida. “Es una realidad que todas las enfermedades crónicas, de todo tipo de especialidad, han tenido un desplazamiento por la pandemia”.

“Y de esto se tiene que hacer la ‘gran cuarta ola’ cuando todas esas enfermedades crónicas lleguen descompensadas. Ahora, podemos decir que todos nuestros pacientes deben recibir su terapia, cuando han requerido evaluación médica la han tenido y lo mismo han seguido vía telefónica, o los hemos atendido vía remota o por plataforma virtual, así que seguimos pendientes de ellos”, afirmó.