Necrológicas
  • María Magdalena Muñoz Loaiza
  • José Mario Santana Díaz
  • Olegario Pérez Pérez
  • Blanca Mansilla Montiel

Escasa concreción de acuerdos adoptados provocó el caos en el zarpe del ferry

Por La Prensa Austral martes 3 de abril del 2018

Compartir esta noticia
1.109
Visitas

Problema se produjo el domingo en la noche

A raíz de estos inconvenientes, agravados por el aumento de visitantes durante Semana Santa, la gobernadora fueguina, Margarita Norambuena, espera reunirse este jueves con el gerente de Tabsa, propietaria del ferry Pathagon, Alejandro Kusanovic

Fotos Félix Iglesias M.

Una fórmula demasiado anticuada para la venta de pasajes y el mal trato verbal fueron los elementos que causaron el caos al segundo zarpe del ferry Pathagon, la noche del domingo pasado en el terminal marítimo de Bahía Chilota, según los protagonistas principales del hecho, los pasajeros fueguinos que debieron soportar -muchos de ellos con hijos pequeños- casi una hora y media de atraso del viaje, en medio de la noche fría y con lluvia de aguanieve. “La mitad del problema se pudo evitar si el trato de los tripulantes fuera más cordial con los pasajeros, que al final son clientes de la empresa y gracias a quienes tienen trabajo”, sintetizó un padre de familia que viajó esa noche.

Según explicaba el mismo viajero, quien pidió la reserva de identidad para evitar problemas a futuro, todo comenzó cuando al llegar al edificio del terminal -que ya estaba copado- no había nadie vendiendo los pasajes y las decenas de pasajeros debieron esperar a que llegaran los vendedores en el mismo ferry, que venía iniciando su segundo cruce desde Punta Arenas. Eso significó que recién a las 18,45 horas obtuviera los pasajes para él y su familia, cuando el zarpe esta previsto a las 19 horas y faltaban cientos de viajeros por adquirir el suyo.

Lo mismo ocurrió con los automovilistas, a la mayoría de los cuales -habiendo hecho su reserva horas e incluso días antes- se les negó su cupo o se les puso condicional, a causa del alto número de vehículos por embarcar. “En mi caso, hice la reserva el jueves por internet y me dijeron que no figuraba en la lista. Después de mucho reclamar, me asignaron el cupo”, afirmó Víctor Mansilla, quien finalmente aseguró su cruce, no sin antes manifestar su molestia por el atraso y solidariamente, con lo que vivían tantos otros viajeros.

Gobernadora se reunirá con gerente

“Vamos a tener una reunión con Alejandro Kusanovic (gerente de Tabsa, propietaria del ferry Pathagon) para conversar los temas que afectan a la provincia con este cruce, que es tan importante para nosotros”, señaló ayer la gobernadora fueguina, Margarita Norambuena. Agregó que por otro lado, afecta también la poca capacidad (sólo 90 personas) de los terminales marítimos en isla y continente, ya que el ferry lleva tres veces esa cifra.

“Esto debe adoptar el mismo sistema que tienen las empresas de navegación grandes, que es un pre-chequeo: que la gente llegue ya con su boleto y documento de embarque asignado y que los funcionaros que los reciben hagan un movimiento más expedito de recepcionar al pasajero, para evitar los ‘cuellos de botella’ y ‘colas’ interminables y con clima adverso, en un lugar que no tiene ninguna seguridad para nuestra gente”, planteó la autoridad. Respecto a la necesidad de una manga (similar a la de un aeropuerto), le corresponde a la Empresa Portuaria Austral (Epa), administradora de los terminales, acotó.

Norambuena agregó que sabe de un acuerdo alcanzado entre Tabsa y la municipalidad de Porvenir, del que espera interiorizarse para llevarlas al encuentro que tendrá este jueves con Kusanovic. Añadió que como pasajera, cree que debe haber muchas cosas que la empresa desconoce, especialmente el trato que le dan los tripulantes a la gente, además de la necesidad de un lugar para adultos mayores, mamás con bebés y embarazadas.

Una situación caótica y poco amigable vivieron cientos de pasajeros del ferry Pathagon el domingo pasado en Bahía Chilota, entre otros motivos, porque Tabsa aún no implementa medidas acordadas con el municipio fueguino.

Alcaldesa espera concreción de acuerdos

Por su parte, la alcaldesa de Porvenir, Marisol Andrade, comenzó señalando que lamentaba no haber precisado una fecha para la puesta en vigor de los acuerdos pactados entre el municipio isleño y Tabsa hace menos de un mes, “que habría sido una buena decisión haberlos implementado en Semana Santa”, dijo. Recordó que Tabsa se comprometió a abrir oficinas de venta de pasajes tanto en Porvenir como en Punta Arenas y vía on-line.

“Quedó demostrado este fin de semana largo, que era necesario adoptar estas medidas y esperamos que esto no vuelva a ocurrir, porque en cada feriado son muchas las personas que viajan entre ambas ciudades. También nosotros pedimos un criterio para el embarque, cuando se hace bajar de los autos a niños chicos, bebés, personas enfermas y de tercera edad, ya que cuando hay buena voluntad podemos desarrollar labores de mejor manera”.

Buen trato, voluntad y criterio son los elementos que pidió la jefa comunal, ya que “todos lo merecemos, desde los usuarios al personal que trabaja, ya que los seres humanos actuamos en forma reactiva”. Asimismo, consideró no adecuado que recién cuando arriba el ferry descienda una persona para comenzar a vender los pasajes, pues en media hora no puede emitir todos los boletos si no están comprados previamente.

Onemi espera trabajar el tema

Hasta el director regional de Onemi (Oficina Nacional de Emergencia), Juan Carlos Andrades -que fue espectador ocasional de lo vivido en Bahía Chilota- lanzó una recomendación sobre el tema: “hay claramente un aumento de la población flotante, que son los turistas que ingresan desde Argentina y Punta Arenas. Tenemos que tomar las previsiones bajo el concepto de lo que es la protección de las vidas. Para evitar que mucha gente quede abajo del ferry, esperamos trabajar para mejorar todos esos servicios, tanto desde el ente público como privado”, visualizó.

Colapsó el terminal marítimo de Porvenir con el inesperado aumento de pasajeros y el retraso en la venta de pasajes.

Acuerdos regirán a plenitud durante la próxima temporada estival

Lo sucedido el domingo con el atraso del segundo viaje del ferry Pathagon a Punta Arenas se debió a una falla del sistema de venta, confirmó desde esa ciudad el jefe de Operaciones de Tabsa, Juan Carlos Barría. Señaló que por el doble cruce se dejó a un sobrecargo para hacer venta previa de pasajes, pero que de modo imprevisto no le funcionó el sistema informático de la empresa, por lo que no pudo expedir los boletos.

Explicó que ha costado implementar todas las medidas concordadas con el Concejo Municipal, de las cuales afirmó que ya quedaron establecidos los doble cruces de los días martes, viernes y domingo, los que -estimó- “llegaron para quedarse”. Asimismo, ya están trabajando en el sistema de venta on-line y de los puntos de venta en el centro de Punta Arenas y en Porvenir, los que posiblemente estarán antes del segundo semestre.

“Las medidas que tratamos en la reunión (del Concejo) yo dije que iban a ser a corto plazo y van a generar un cambio en las personas y tendrán un periodo de marcha blanca”, indicó. Al igual que habrá un cambio de sillones por butacas, que aumentará a más de 500 el cupo de pasajeros, lo que comenzará en el ingreso a astillero, antes de noviembre, por lo que todas las medidas serán aplicadas a plenitud en la temporada alta del verano próximo.

Respecto al trato poco cordial de algunos operarios de la tripulación, pidió disculpas si alguien se vio afectado, acotando que se trata de un aspecto en que la empresa trabaja con constante capacitación. “Pero lo del domingo fue imprevisto, pues llegaron muchas más personas que el año pasado en la fecha”, apuntó.

Además hubo muchos vehículos que no tenían reserva, las que se respetan hasta 40 minutos antes del zarpe. “Pero quien llega mucho antes sin reserva, tendrá que esperar a que lleguen primero las con reserva y hubo 20 en esa situación, lo que generó una demora”, detalló. Al final, para solucionar el problema ingresaron casi un centenar de personas adicionales que -de no aceptarlas en el buque- habrían tenido que quedarse en Porvenir, lo que retrasó aún más el inicio del viaje.