Necrológicas

Ganadero que sufrió matanza de ovinos por ataque de perros responsabiliza al municipio

Por La Prensa Austral martes 6 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
572
Visitas

Por una excesiva demora en sacar la ordenanza sobre tenencia responsable de mascotas

No sólo pérdidas económicas millonarias (y físicas en animales) causa al sector ganadero de Tierra del Fuego el salvaje ataque de perros que transitan desde la ciudad al campo, que se “ceban” adoptando la costumbre de desangrar y matar a decenas de ovinos en las majadas de predios cercanos a Porvenir, los que también representan un severo riesgo sanitario para la población residente. Así lo explicaron autoridades del sector agrario y de Salud, al detallar porqué se cierne sobre la comunidad el peligro latente de la mortal enfermedad de la hidatidosis.

Cabe recordar que hace sólo un par de días, el ganadero Atilio Calcutta denunció la matanza de 5 borregas y 15 corderos y de un número indeterminado de más lanares heridos de diversa consideración, por una nueva arremetida de perros que recorrieron los 3,5 kilómetros desde Porvenir a su estancia Silvana María, y un mes antes sufrió la pérdida de 76 borregas de reposición, ovejas madres y corderos. No es el único caso, pues los asaltos caninos también se registraron el último mes en otros planteles.

La parcela de la pequeña ganadera Cecilia Davet registra 80 ovinos muertos y otros tantos heridos, pero a lo largo del tiempo han visto perder unos 450 animales; el predio del conocido empresario Juan Carlos Kalazich cuenta una pérdida cercana a los 800 ovinos en 5 años por jaurías de perros de origen urbano; y la Estancia Fueguina -indicó su propietaria Rosa Gallardo- hace pocos días sufrió la muerte de 20 corderos y cientos en años recientes, siempre por acción de canes que llegan desde la capital fueguina siguiendo la ruta del Matadero, hechos que se extienden a otros parceleros y estancieros cercanos.

Culpan a retrasada ordenanza municipal

Calcutta culpa de la situación a la municipalidad de Porvenir, que ha tenido una excesiva demora en sacar la ordenanza sobre tenencia responsable de mascotas, que obligaría a sus dueños a mantener a resguardo los canes que viajan en jaurías asesinas al área rural, y a las autoridades en general que a su criterio no se ocupan más que superficialmente del tema. Y eso que a la alcaldesa, en su primer periodo, asegura haberle aportado con un funcionario del Sag, el plan del municipio de Santiago para que lo modifique a la realidad fueguina, que fue cordialmente aceptado por la jefa comunal.

Lo peor es que los perros homicidas pertenecen a gente que vive en Porvenir, entre ellos hay uno que al seguirlo tras el último ataque, ingresó a un domicilio de la población John Williams, del que posee las fotos respectivas y que al igual que otros canes identificados, espera que Carabineros ya haya notificado a sus respectivos amos. Pero lo más grave es el riesgo sanitario.

Así lo afirmó el presidente de la Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego, René Milicevic, quien cree que la ingesta de parte de los animales atacados (se trate de heridos o muertos), permite llevar el parásito de la temida hidatidosis a la ciudad. Por otro lado, debe tomarse en cuenta la reacción de los afectados, que hastiados de los ataques, puedan usar armas de fuego para combatir a los perros. Incluso citó los casos de envenenamiento de mascotas que se ha denunciado tantas veces en Porvenir, por lo que urge -estimó- la ordenanza municipal de control efectivo a la tenencia de mascotas caninas.

Autoridades sanitarias: “Claro que hay riesgo”

Consultado por el tema, el jefe fueguino del Servicio Agrícola y Ganadero (Sag), Cristián Gómez, como médico veterinario admitió que existe un riesgo serio de salud para los residentes de la ciudad, por lo que ese servicio está preparando una serie de charlas informativas para los colegios de la comuna. Por su parte, una funcionaria de la seremi de Salud explicó lo que puede suceder a los vecinos tras el ataque canino a un ovino.

“El parásito lo adquieren mordiendo las vísceras e hígado de los animales atacados, que después eliminan en las heces, las que pueden depositar en sitios donde deambulen niños o adultos. Peor aún si defecan cerca de hortalizas que después el ser humano va a consumir. También porque el animal se limpia con la lengua y posteriormente suele acicalarse con lengüetazos la piel. Si luego un niño o cualquier persona acaricia ese can, que puede ser su mascota, puede contagiarse con el parásito y adquirir la enfermedad mortal que se llama hidatidosis”, especificó.

Alcaldesa responde

Aunque el proyecto está listo desde el año pasado, la alcaldesa de Porvenir, Marisol Andrade, dijo que la ordenanza municipal sobre tenencia responsable de mascotas tardó en ser emitida porque se esperó el reglamento de la llamada “Ley Cholito, y ahora viene la etapa de participación ciudadana. Una vez cumplida esa fase, se discute si se aprueba por el Concejo Comunal.

“Pero la ordenanza no va a mejorar la presencia de perros asilvestrados, aunque va a disminuir los perros en la calle, porque va a disponer que los dueños los tengan en sus patios y quien no cumpla va a ser infraccionado. Pero, respecto a los perros vagos, sin dueño, ahí no tenemos nada que hacer, porque la ley sugiere a los municipios tener canil, pero no es obligación”.

Claro, indicó, porque el costo de un canil, con todas las exigencias y profesionales exigidos, no está al alcance del municipio porvenireño, ya que es igual al presupuesto de la Educación Municipal. “Entonces, la pregunta es: ¿traspaso a Educación, o a un canil de perros?”, preguntó.

Por lo anterior, para Porvenir en el corto o mediano plazo se ve imposible implementar un canil, ya que la ley se hizo sin financiamiento municipal ni se otorgan recursos adicionales para este fin. En cambio, se htrabajará en crear conciencia sobre la responsabilidad de poseer una mascota, educando a la comunidad, esterilizando y castrando para evitar la proliferación de canes y vacunándolos para evitar la propagación de enfermedades.

“No más que eso nos permite la ley, porque no tenemos ninguna facultad para llegar a la eutanasia animal”, clarificó la autoridad edilicia. Finalizó apuntando que si un perro inscrito como mascota es observado tanto en la calle como en caminos o el área rural, su dueño se expone a sanciones con la futura ordenanza.

Uno de los perros que causaron las más recientes bajas a un piño del estanciero Atilio Calcutta fue captado y seguido por el afectado, huyendo de su estancia, frente a laguna De los Cisnes. Foto cedida por ganaderos