Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic

Gobernadora Norambuena realizó un positivo balance del 46º Gran Premio de la Hermandad

Por La Prensa Austral martes 20 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
153
Visitas

Mientras en el sector chileno de la prueba automovilística tanto los servicios públicos como las policías y el comportamiento del público demostró estar a la altura del evento, en el lado argentino, una vez más, hubo al menos dos hechos que escaparon al debido control

La presencia del prefecto de Carabineros de Magallanes, coronel Ricardo Rubat, quien efectuó un recorrido aéreo por el trazado del 46° Gran Premio de la Hermandad y participó de las acciones desarrolladas por su institución en conjunto con Senda (Servicio Nacional para la Prevención de Drogas y Alcohol), en fiscalizaciones aleatorias. Y la de funcionarios de Migración y Extranjería de la Policía de Investigaciones, le dio un marco de relevancia a la labor preventiva de delitos y en seguridad pública del recién finalizado evento automovilístico insular chileno-argentino.

Al respecto, la gobernadora de Tierra del Fuego, Margarita Norambuena, clarificó que el tema de seguridad se dividió en dos ramas: por un lado, la tarea de la entidad organizadora del Gran Premio, Adelfa (Asociación Deportiva Local Fueguina de Automovilismo), que coordinó comunicaciones, función de evacuación, bomberos y aspectos relativos a pilotos y a la carrera misma, para lo cual recibió del Estado la suma de $16 millones. Y por otro, la seguridad social, para un evento masivo que debe hacerse en un ambiente sano, tal como el deporte que es, a cargo del gobierno.

Positivo balance

“Nosotros cumplimos, hicimos más de 200 controles en que se pesquisó gente en estado de ebriedad, un detenido por quebrantamiento de condena y por dar positivo su test. Pero fue una labor positiva, ya que se perfeccionó el Plan de Contingencia que se puso en práctica por primera vez el año pasado, y aunque quedan cosas por solucionar, tiene que ver con quienes desarrollan la competencia”, apuntó la gobernadora isleña.

“Por eso ahora vamos a pedirle a Adelfa, como hemos conversado con nuestro encargado de emergencia, el balance de lo que ellos vieron y lo que nosotros vimos, ofreciéndoles sugerencias para que vayan perfeccionando en el tiempo que esto se organice cada vez mucho mejor”, agregó. En relación a los controles aleatorios que cumplió Carabineros, Margarita Norambuena explicó que fueron propios de la institución y que lo efectuado con Senda fueron controles en distintos puntos del evento.

En general, la máxima autoridad provincial estimó que lo cumplido este año en torno a la carrera más importante de la Patagonia binacional, fue bastante mejor que el año anterior en la misma prueba, lo que se debió a la experiencia obtenida en la versión 45º del Gran Premio. Además, destacó el trabajo conjunto con el comisario de Carabineros, que destinó 33 funcionarios en distintos vértices del trazado de la carrera, con continuos reportes y poco tiempo de demora, por lo que agradeció el trabajo de cada servicio y estamento involucrado (Senda, Carabineros, PDI, Salud, Bomberos, colaboradores).

“Es una carrera binacional y queremos que se desarrolle bien y que la gente sienta que están siendo respaldados por la autoridad en lo que involucra a la seguridad pública”, remarcó la gobernadora. Lo detallado por la autoridad y Carabineros también da cuenta de una asumida “cultura automovilística” del público y corredores del lado chileno de la isla.

Al otro lado de la frontera

Respecto a los aspectos -en cambio- negativos en materia de seguridad observados en el sector argentino de la competencia, como la caída de una camioneta al circuito del clasificatorio que provocó el choque con un auto de carrera y la instalación de un grupo de grandes piedras por desconocidos poco antes de la meta, obstáculo inesperado en el camino que debieron salvar los últimos pilotos, la gobernadora evitó referirse a “temas donde no se conoce las motivaciones que tuvo la gente”.

Aún así, dijo que “son puntos que una tiene que considerar para el futuro, ya que son cosas que no se toman en cuenta hasta que pasan. Justamente ahora son nuevas tareas y nuevas decisiones que se puede tomar para adoptar medidas como a cuánta distancia deben estar las personas, etc. Temas que hay que conversar definitivamente con Adelfa, porque yo puedo responder de lo que pasa de la frontera para acá, pero no de lo que ocurre de la frontera al otro lado”, cerró la autoridad fueguina chilena.

Carabineros cumplió con creces y recibió felicitaciones

“De acuerdo a lo planificado, Carabineros estuvo en los puntos de mayor afluencia de público durante el recién pasado Gran Premio: en la salida de Porvenir, en cruce del Pozo del Amor, en el kilómetro 5, cruce Baquedano, en Onaisín, en el sector de Cameron, en el cruce Evans, en Las Flores y en el Paso de Frontera de San Sebastián. Esta era una zona de restricción, donde los autos debían pasar a menor velocidad”, refirió el comisario de Carabineros de Tierar del Fuego, mayor Manuel Caroca.

“Fue una situación bastante positiva para nosotros, estuvo bien planificado y no hubo alteraciones del orden público, salvo algunos pequeños accidentes que tuvieron los competidores. No hubo nadie en la ruta que no estuviera autorizado. Aparte del servicio, con Senda de Punta Arenas hicimos alrededor de 250 controles vehiculares con intoxilyzer y unas pruebas de narcotest, donde hubo un detenido por conducir en estado de ebriedad, que no era piloto”, añadió el oficial.

“Además, tuvimos un detenido porque al efectuar uno de los narcotest dio positivo, así que también fue puesto en conocimiento de la Fiscalía y detenido bajo el efecto de la droga, el que también tenía un desacato por estar con prohibición de manejar. Asimismo, hicimos el alcotest a pilotos y copilotos, sin novedad -agregó el jefe policial- así que respecto a la carrera, nuestra seguridad fue positiva y felicitada por la señora gobernadora provincial”, cerró el mayor Caroca.