Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Pequeño empresario critica nulos resultados del accionar de la Fiscalía y de las Policías

Por La Prensa Austral martes 6 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
44
Visitas

A más de un año de haber sido víctima de robo millonario

Ante tal decepcionante escenario y para resguardarse de otro hecho similar, debió gastar alrededor de $1,5 millones de pesos en cámaras de seguridad para proteger su inmueble

 

Hace pocos días dice haber apagado una velita, pero no en la torta de un cumpleaños digno de festejar, sino para tristemente recordar el robo millonario que sufrió en el taller anexo a su propia residencia y hostal, del que hasta hoy no tiene resolución policial ni judicial. Mauricio Pérez Araya recordó que entre los elementos que le fueron sustraídos -y que sumaban algo así como 5 millones de pesos- se contaba una soldadora de avanzada tecnología que costaba 2 millones y medio, de las cuales sólo había 3 en la toda región de Magallanes y que, aunque se la llevaron sin los cables que la harían funcionar, nunca pudo recuperar.

“Me dieron varias pistas, yo las hice llegar a Carabineros y la Fiscalía, pero al final en ésta me dijeron que habían cerrado el caso por falta de pruebas. A menos que sea yo quien les diera más antecedentes. O sea, yo les tenía que decir quiénes habían sido los ladrones para que ellos puedan hacer su trabajo. Y aunque todo lo que logré indagar por mi cuenta se los aporté, recién hicieron un allanamiento pasado… ¡Un año! Pero tampoco dio resultados, no pillaron nada de nada. Era lógico, ¡¡Si las cosas no iban a estar ahí en todo un año!!”, exclamó amargamente el afectado.

Todo, pese a que de muy buena fuente supo que sus cosas las guardaban en un domicilio plenamente identificado, porque fueron vistas por una persona que sabía que eran de su propiedad. Incluso, cuando fue víctima del robo, Pérez dijo haber ido al local de venta de Indura de Punta Arenas, donde compró la soldadora, para que se le avise cuando alguien fuera por los cables de la valiosa herramienta. Pero nunca llegó nadie al local comercial, porque quizás le adaptaron otros conectores.

“Es frustrante, porque la parte policial, tanto de Carabineros como de la PDI, que también vino por este caso, y la Fiscalía, no logró absolutamente nada. Por acá, cerca de esos días donde me robaron, también le sustrajeron al piloto Juan Carlos Kalazich dos cascos de carrera muy caros y otras cosas de su casa y sé que tan sólo le recuperaron un play station, pero lo más valioso, no. Lo mismo pasó con el caso de Gasco, el caso de Vilicic, el de la misma gobernación… Es frustrante, nunca (las policías) resuelven nada”, concluyó.

Agregó que por lo mismo cree que el actuar de la Justicia en Chile es pésimo, al punto que -enfatizó- “a mí me llega a dar vergüenza ajena, porque sinceramente ningún organismo al servicio de las personas funciona y si es que funciona lo hace de manera mediocre”.

El delincuente tiene las de ganar

Como reflexión, Mauricio Pérez estima que lo peor de todo es que –según su apreciación- “el delincuente va tres pasos delante de los entes que se suponen deben combatirlo y a todas luces parece tener todas las garantías de su parte”.

Para evitar ser nuevamente víctima de un delito similar, invirtió casi 2 millones de pesos en cámaras de seguridad que activan una alarma en su teléfono celular cuando alguien circula en sus dependencias. “Si uno no cuida la suyo, nadie más lo va a hacer. Al final tuve que comprar una soldadora de menor valor y hacer esta inversión en cámaras. O sea, me salió mucho más caro todavía el robo de las herramientas”, cerró amargamente el pequeño empresario porvenireño.