Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González

Quejas de vecinos por ruidos molestos apuran ordenanza para fiscalizar

Por La Prensa Austral martes 30 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Sonidos se han incrementado durante los fines de semana

La Municipalidad de Porvenir está trabajando una ordenanza de prevención y control de ruidos molestos, que busca regular las emisiones de sonidos de altos decibelios producidos al interior de la comuna, tanto en el sector urbano como rural, buscando fijar los límites máximos a los que se vean expuestos los vecinos.

“Muchos vecinos se han quejado de los ruidos molestos en las últimas semanas, se han producido muchas reuniones los fines de semana y se hace necesario esta ordenanza para tranquilidad de todos los residentes”, comentó la alcaldesa Marisol Andrade. Especificó que el objetivo es de alguna manera, “apoyar a los habitantes de Porvenir en esta pandemia”.

Se informó que los niveles se dividirán por horarios: diurno, de 7 de la mañana a 21 horas y nocturno, entre las 9 de la noche y 7 de la mañana del día siguiente.

Para tales efectos, la emisión de ruidos que se produzca en horario nocturno tendrá una cota inferior a la diurna y ambos se ajustarán a la normativa actual, según el decreto 38 del Ministerio del Medio Ambiente. Este establece el procedimiento a través del cual se efectuarán las mediciones, y otorga la facultad de fiscalizar a los inspectores municipales y a Carabineros.

Dicha fiscalización se podrá hacer de oficio, o previa denuncia de los particulares, proponiéndose que la infracción a esta ordenanza sea de conocimiento del Juzgado de Policía Local, con multas a los infractores de beneficio municipal de 3 a las 5 Unidades Tributarias Mensuales. Como se empleará unidades de medición del sonido, significará para el municipio un esfuerzo en adquirir los instrumentos necesarios y la respectiva capacitación de personal.

Asimismo, para la comisión de control es probable que se firme un convenio de colaboración con Carabineros, para entregar a sus funcionarios instrumentos para su propia fiscalización.