Necrológicas
  • José Alfredo Bristilo Díaz
  • Carlos Quijada Agurto
  • María Eugenia Soto Oyarzún
  • Julieta Poblete Ketchum
  • Yolanda Gloria Paredes Bahamonde

Acusaciones de espionaje de EE.UU. a China rodean la detención de alta ejecutiva de Huawei

Por Agencias viernes 7 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
158
Visitas

La directora financiera del gigante electrónico chino fue arrestada en Canadá y acusada de violar las sanciones que Washignton impuso a Irán.

Corría la noche del sábado 1 de diciembre y, en el marco de la cumbre del G20 en Buenos Aires, los Presidentes de EE.UU., Donald Trump, y China, Xi Jinping, acordaban suspender por un plazo de 90 días la guerra comercial entre ambos países. Paralelamente, en Vancouver, la directora financiera del gigante electrónico chino Huawei, Meng Wanzhou, era detenida por la policía canadiense a petición de
Washington.

Según las autoridades, el arresto de Meng, de 46 años, quien además es hija del fundador de la empresa de tecnología, se produjo a raíz de una supuesta violación de las sanciones impuestas por EE.UU. contra Irán.

Sin embargo, las relaciones entre China y EE.UU. nunca han sido demasiado cordiales, llegando a incluir en ellas acusaciones de espionaje. De esta forma, el caso de Meng viene a plantear dudas sobre la tregua comercial pactada entre Beijing y Washington, pero además trae a colación las disputas políticas de las dos grandes potencias en torno a la compañía multinacional.

Huawei Technologies Co Ltd fue fundada en 1987, en la ciudad de Shenzen, por el empresario y ex militar Ren Zhengfei. Ahora, la empresa cuenta con presencia en 170 países de América Latina, Europa y Asia, y sólo en 2017 generó 93.000 millones de dólares en ingresos.

Se ha convertido en la segunda mayor fabricante de teléfonos celulares del mundo, sólo siendo superada por la Samsung. Pero contrario a lo que podría esperarse, varios países han mostrado recelo ante la llegada de la empresa china. La compañía ha sido acusada en diversas ocasiones de mantener vínculos con el Partido Comunista de China (PCCh) e incluso de ser una herramienta de espionaje para los aparatos de inteligencia de Beijing.

Pese a las acusaciones, Huawei siempre ha insistido en desvincularse de cualquier tipo de sospecha de espionaje, afirmando que es una empresa privada sin relación con el régimen. Desde China, en tanto, rechazan y critican las discriminaciones de la cual serían víctimas las empresas de su país.

En lo que respecta a Meng Wanzhou, este viernes se celebrará una audiencia para determinar si la alta ejecutiva es puesta en libertad bajo fianza, al menos mientras se decide su extradición a Estados Unidos.