Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Hernán Muñoz Flores
  • Alicia Correa de Peña y Lillo

Aplican medidas excepcionales en capitales del mundo por temor a nuevos atentados

Por Agencias jueves 31 de diciembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
64
Visitas

La Policía belga detiene a otro sospechoso de participar en los atentados de París.

Ni 24 horas ha tardado el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, en tomar la decisión: los fuegos artificiales de fin de año y las celebraciones para recibir 2016 que estaban planeadas para este 31 de diciembre en la capital de Bélgica han sido “pura y simplemente” canceladas por la amenaza terrorista que reina en la ciudad desde el pasado noviembre.

Mayeur, asesorado por los expertos del Organo de Coordinación para el Análisis de las Amenazas (Ocam, por sus siglas en francés) y el ministro del Interior, Jan Jambon, decidieron ayer miércoles suspender todas las celebraciones que iban a tener lugar en el centro histórico de la ciudad.

El alcalde ha tomado esta medida después de que se conociera que la policía había detenido a dos presuntos terroristas que querían atentar la noche del 31 de diciembre en “lugares emblemáticos”, según un comunicado de la Fiscalía.

Toda la prensa local había señalado a los típicos y concurridísimos mercados navideños como objetivo número uno así como las comisarías de policía (reforzadas con más seguridad desde el lunes 28) y los lugares más turísticos como la Grand Place.

La de esta Nochevieja se trata de una situación “excepcional” ante una amenaza de atentado real, según el Primer Ministro, Charles Michel, aunque no la única. En 2007, los famosos fuegos artificiales que por aquel entonces se celebraban en Mont des Arts (también en el centro) se suspendieron por alerta de atentado, según el diario local La Libre Belgique.

Los tradicionales fuegos artificiales congregan a decenas de miles de personas (100.000 en 2014, según Le Soir) en la zona comercial -y desde principios de verano el área peatonal más grande de Europa, según el Ayuntamiento de De Brouckère, en pleno centro y para este jueves 31 se esperaban al menos 50.000 asistentes.

Ante tal situación, los medios locales han proporcionado mapas informativos sobre la celebración de fuegos de artificio para recibir el nuevo año en otras ciudades del país como Amberes, Namur o Gante.

El distrito de Molenbeek

El anuncio se hace además de manera casi simultánea al de la última detención de un sospechoso de haber colaborado en los atentados de París que dejaron el pasado 13 de noviembre 130 muertos y más de 300 heridos. La operación policial se realizó ayer en el distrito de Molenbeek, estrechamente relacionado con los atentados no sólo de la capital francesa, sino del Thalys el pasado verano, el del Museo Judío de Bruselas y el del semanario francés Charlie Hebdo, a principios de este 2015.

El individuo, del que sólo se conoce que es varón, será trasladado a las dependencias judiciales donde las autoridades competentes decidirán si alargan su arresto -en cuyo caso ya sería el décimo encarcelado en Bélgica por vínculos con los ataques de París- o le dejan en libertad.

Bruselas vive desde hace mes y medio bajo una incómoda alerta antiterrorista que pasó en cuestión de cinco días de ser “inminente” (cuatro, el nivel máximo establecido) a “probable” (el tres). Con esa incertidumbre viven los vecinos de Bruselas estas Navidades. “No quiero tomar una decisión precipitada si luego no sucede nada, pero tampoco quiero agregar psicosis en la población”, había dicho el martes por la noche el alcalde. Las informaciones del Ocam, finalmente, han llevado casi in extremis al alcalde a tomar esta “difícil decisión”, según el regidor.

Cancelación en París

En París, que se encuentra desde el 13 de noviembre en estado de excepción, también se ha cancelado el tradicional lanzamiento de fuegos artificiales junto a la Torre Eiffel. En este caso no sólo por motivos de seguridad sino también por respeto a las víctimas y sus familias. A cambio, se celebrará un espectáculo de luces en el Arco de Triunfo.

La jefatura de la policía va a movilizar esta Nochevieja a más de 11.000 policías, gendarmes, militares, bomberos y equipos de emergencia, frente a 9.000 para la noche del 31 de diciembre del año pasado. El tráfico estará restringido en el centro de la ciudad y toda venta de material pirotécnico prohibido en París y sus alrededores.

El temor a nuevos ataques y el ánimo poco festivo consecuencia de los últimos ataques ha provocado también una caída de las reservas para esta noche en los grandes restaurantes de la capital de cerca de un 50% respecto al año anterior, según el sindicato de hostelería y restauración Synhorcat.

En Roma y Milán

Roma también ha adoptado medidas de seguridad extra para la celebración de la Nochevieja. El principal acto festivo será el concierto en el Circo Máximo, que se celebra todos los años pero que este contará con más restricciones. Habrá más de 1.500 agentes dedicados a garantizar la seguridad en esta noche, 800 policías y 750 guardias urbanos, informa María Salas Oraá.

Para acceder a la zona del escenario del concierto, abierta a partir de las 20 horas y delimitada por una barrera, este año será necesario pasar por un control de metales. No podrán introducirse botellas de vidrio ni ningún tipo de artículos pirotécnicos. Tampoco habrá vehículos circulando en las inmediaciones, excepto los de los residentes y la parada de Metro de Circo Máximo cerrará a las 21 horas.

Al contrario que en Milán, que lo ha prohibido este año, en Roma, el año 2016 sí comenzará con un espectáculo de fuegos artificiales.

Agencias