Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez

Argentina acuerda rescate de fondos con el FMI de US$50.000 millones

Por Agencias sábado 9 de junio del 2018

Compartir esta noticia
152
Visitas

El gobierno de Mauricio Macri se compromete a alcanzar el equilibrio fiscal en 2020.

El Fondo Monetario Internacional salió al rescate de Argentina. En sólo cuatro semanas, el directorio del organismo, con el apoyo de su titular, Christine Lagarde, aprobó un blindaje de 50.000 millones de dólares, equivalentes a casi el 10% del Pib argentino, para sostener a la economía del país sudamericano. A cambio, Mauricio Macri se comprometió a alcanzar el equilibrio fiscal en 2020. El dinero del FMI, considerado una línea de crédito para prevenir eventuales turbulencias, llegó tras un mayo negro, en el que el peso argentino perdió 22 puntos y las tasas de interés treparon hasta 40%.

Mauricio Macri  escenificará el acuerdo con un apretón de manos con Christine Lagarde en Canadá, en el marco de la cumbre del G7. El 20 de junio, el directorio del Fondo aprobará la letra chica del crédito y Argentina dispondrá de inmediato de 15.000 millones de dólares de libre disponibilidad.

El resto dependerá de las necesidades financieras argentinas y del cumplimiento trimestral de los compromisos asumidos. El FMI elogió la rapidez con la que Macri recurrió al Fondo en mitad de la crisis cambiaria del mes pasado. “Moverse rápido y tener esta línea de defensa financiera en un entorno internacional volátil fue una decisión muy acertada”, dijo ayer el director del organismo para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, en rueda de prensa en Washington.

El crédito ratifica el apoyo internacional a la apertura económica de Macri, pero también obliga a su gobierno a aplicar un duro ajuste fiscal. “El FMI nos puede ayudar, pero la solución a nuestros problemas depende de los argentinos. Vamos a crecer un poco menos y vamos a tener un poco más de inflación de la que pensábamos”, advirtió el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, a cargo del anuncio junto con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Los esfuerzos de ahorro serán enormes y las nuevas metas fiscales muy ambiciosas. La de 2019 pasará de 2,2% del Pib a 1,3%, la meta de 1,3% de 2020 bajará a cero y en 2021 se alcanzará el superávit. Para el FMI, las nuevas metas no son una misión imposible, porque el crédito “apuntalará la confianza del mercado”, dijo Werner, y dará tiempo a las autoridades para que lleven a cabo las reformas necesarias.

Macri siempre se negó a un recorte abrupto de gastos porque consideró que los índices de pobreza que heredó, superiores al 30%, no dejaban espacio para ello. Se trató, en el fondo, de no alimentar el malestar social, el verdugo de todos los no peronistas que gobernaron Argentina desde el regreso a la democracia, en 1983. Aplicó entonces lo que llamó gradualismo, es decir una reducción del déficit a cuenta gotas que financió con endeudamiento externo.

Si se cumplen las expectativas de estabilidad del gobierno, el problema ya no será económico sino político. El mundo aún abre los brazos a Macri, pero Macri encontrará resistencias en el frente interno. Ajustar las cuentas del Estado hasta 1,4 puntos del Pib en 2019 sólo será posible con apoyo del peronismo, el principal partido opositor. El año que viene, Argentina celebrará elecciones presidenciales y Macri tiene aspiraciones reeleccionistas. Un ajuste fiscal no es el mejor escenario para una campaña exitosa. El rescate del FMI, además, abroqueló a los peronistas, divididos hasta ahora en tres corrientes internas que parecían irreconciliables. La primera advertencia para el gobierno fue el  voto del peronismo unificado de una ley que anuló los aumentos de los servicios públicos y obligó a Macri a vetarla.

La próxima batalla parlamentaria será en septiembre, cuando se discutirá el presupuesto de 2019. En ese texto estará el detalle de las partidas que serán reducidas y cuáles sectores serán los más perjudicados tras el acuerdo con el Fondo.