Necrológicas
  • Alejandro Carlos Mijalic Neracher
  • Olga Nelly Yánez Yáñez
  • Alicia Correa de Peña y Lillo
  • José Guillermo Arancibia A.

Autoridades de EE.UU. ordenan exámenes médicos a niños inmigrantes detenidos

Por La Prensa Austral viernes 28 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
52
Visitas

La policía de fronteras de Estados Unidos anunció que va a realizar inmediatamente exámenes médicos a todos los inmigrantes menores de edad que se encuentran detenidos, tratará de buscarles alojamiento fuera de los centros de detención y hará una revisión general de sus protocolos a la hora de procesar niños en la frontera.

Los cambios, sin precedentes recientes, no vienen ordenados por la Casa Blanca ni el Congreso. Es la reacción a la muerte de Felipe Gómez, guatemalteco de ocho años, mientras estaba detenido, tras mostrar síntomas de resfriado. Sucedió en Nochebuena.

El impacto de la muerte de este niño ha sido instantáneo en el entramado burocrático que vigila la frontera con México. El pasado 8 de diciembre murió otra niña, Jakelin Ameí Caal, también de Guatemala, en circunstancias muy similares tras cruzar la frontera y también en Nuevo México. Aquel caso conmocionó a Estados Unidos. En aquella ocasión, el gobierno tardó casi una semana en informar al Congreso del suceso y sólo dio explicaciones públicas tras la conmoción general y las exigencias de los demócratas, que serán mayoría en la Cámara de Representantes la semana que viene.

El segundo caso, tan parecido y en el mismo sitio, ha obligado a actuar inmediatamente al departamento de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés). El mismo día de Navidad, sólo 24 horas después de la muerte del niño, CBP publicó una cronología de las últimas horas de Felipe Gómez y anunció los cambios en sus protocolos.

Felipe y Agustín Gómez cruzaron a Estados Unidos por algún lugar a las afueras de la ciudad de El Paso, Texas. Fueron detenidos sobre la una de la tarde del pasado 18 de diciembre al oeste de la ciudad. En estas fechas, esa zona desértica tiene temperaturas de entre 1 y -2 grados centígrados por la noche. No se sabe aún cuántos días pasaron el padre y el hijo en Chihuahua antes de cruzar o cuánto tiempo llevaban de viaje. Tres horas y media después de su detención, estaban en el centro de procesamiento de la garita de entrada de Paso del Norte, en la ciudad de El Paso.

Los inmigrantes estuvieron en esa comisaría hasta el día 20 a mediodía, cuando fueron trasladados a la comisaría general de la policía fronteriza en El Paso. El día 22 por la noche, fueron trasladados de nuevo a la comisaría de Alamogordo, en Nuevo México, a unos 140 kilómetros al norte, porque el centro de El Paso estaba lleno. La zona de El Paso se está viendo desbordada por un aumento en las llegadas de inmigrantes irregulares, como hace unos años sucedió en Río Grande (Texas). Las cifras de detenciones en la frontera se dispararon hasta 51.000 el mes pasado. Aunque son cifras que están muy lejos desde los picos del año 2000, son suficientes para desbordar los recursos en algunas zonas. Si se compara con noviembre de 2017, en El Paso ha habido un aumento en detenciones de niños no acompañados del 254% y un aumento en detenciones de familias (al menos un adulto con al menos un niño) del 1.866%.

“Mientras estaban detenidos en Paso del Norte, el niño y su padre recibieron comida caliente, snacks, zumo y agua, y los agentes comprobaron seis veces que estaban bien”, aclara la nota de CBP publicada el martes por la noche sobre la muerte de Felipe Gómez. Entre el 20 y el 22 de diciembre, se pudieron duchar.

Felipe Gómez no mostró síntomas de estar enfermo hasta el 24 de diciembre, sobre las nueve de la mañana, según la cronología facilitada por CBP. Un agente se dio cuenta de que el niño estaba tosiendo y tenía los ojos llorosos. Media hora después, fue trasladado acompañado por su padre a un hospital local, el Gerald Champion Medical Center de Alamogordo para ver si tenía gripe.

Felipe Gómez Alonzo, guatemalteco de ocho años, murió a las 23,48 de la Nochebuena en un hospital de Nuevo México. El cuerpo se encontraba el miércoles en una funeraria de Alamogordo, pendiente de ser trasladado a Albuquerque para la autopsia. Las autoridades de Guatemala fueron informadas a la mañana siguiente, día de Navidad.