Necrológicas
  • Javier Muñoz Pérez

Brasil busca combatir la xenofobia y el tráfico de personas con inmigrantes venezolanos

Por La Prensa Austral sábado 10 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
120
Visitas

El gobierno brasileño adoptó una serie de medidas para facilitar la estadía de decenas de miles de venezolanos que huyen de la crisis en su país y para combatir situaciones de xenofobia.

“Hay una preocupación permanente por los refugiados venezolanos”, afirmó este viernes el Presidente Michel Temer, que esta semana firmó un decreto que otorgará un documento de identidad provisorio a los venezolanos que estén tramitando una solicitud de refugio en Brasil.

Ese documento reemplazará al “protocolo” entregado hasta ahora, “una hoja A4 con una foto, sello de la policía federal y una larga secuencia de números que no caben en ningún sistema”, poco reconocible por las administraciones, dijo a la AFP el padre italiano Paolo Parise, portavoz de la organización católica Missao Paz, que acoge refugiados en Sao Paulo.

En 2017, 17.865 venezolanos pidieron refugio en Brasil, la mayoría de ellos en el estado fronterizo de Roraima (norte).

Casos de “xenofobia”

La alcaldía de Boa Vista, capital de Roraima, estima que unos 40.000 venezolanos se han instalado allí desde que comenzó la crisis en el país vecino, un número equivalente a más del 10% de la población de la ciudad.

Acampados en las calles o en casas de refugios, los venezolanos son acogidos por el gobierno local, pero éste se ha visto desbordado por el gran flujo de personas.

“El Ministerio Público ha recibido noticias de hechos graves (…), casos de xenofobia, trabajo esclavo, tráfico de personas y de impedimento de acceso a los servicios públicos”, afirmó la fiscal general de Brasil, Raquel Dodge.

Traslado a otros estados

Los ministros de Defensa y de Justicia y el jefe de Inteligencia se reunieron con la gobernadora de Roraima para discutir la situación.

“Es un drama humanitario. Estas personas están siendo expulsadas de su casa, de su país, debido a la ausencia total de condiciones para permanecer allí”, afirmó el titular de Defensa, Raúl Jungmann.

El gobierno pretende realizar un censo y empezar a trasladar a partir de marzo a una parte de los 40.000 venezolanos hacia otros estados.

Roraima asegura que carece de estructura suficiente para atender esta ola migratoria que podría agravarse en los próximos meses debido a la delicada situación del país gobernado por Nicolás Maduro, con fuertes tensiones políticas y una inflación que llegará a 13.000% en 2018, según estimaciones del FMI.