Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

China: escándalo de vacunas sacude la credibilidad del sistema de salud

Por Agencias martes 24 de julio del 2018

Compartir esta noticia
151
Visitas

Las malas prácticas de un importante laboratorio de China, que fabricó y vendió decenas de miles de vacunas que no cumplen los estándares que marca la ley, ha vuelto a poner sobre la mesa las deficiencias del sistema de salud del país.

Si bien no ha trascendido ningún enfermo directamente relacionado con esta nueva negligencia, la última de una cadena de episodios salpicados por irregularidades y corrupción, la indignación de miles de personas se ha hecho patente en las redes sociales chinas. Las autoridades, que han prometido una investigación a fondo sobre lo ocurrido, tratan de contener esta última crisis de salud pública con censura y la promesa de castigar severamente a los responsables.

En el centro del escándalo está la farmacéutica Chang-chun Changsheng Bio-Technology, especializada en vacunas. El 15 de julio, y tras una denuncia de uno de sus propios empleados, el regulador provincial detectó en una inspección que se habían falsificado datos de producción de su vacuna contra la rabia que afectaban a, como mínimo, 113.000 dosis. La administración decidió entonces revocar la licencia para producir este tipo de vacuna a Chang-sheng, que es el segundo fabricante de la vacuna de la rabia del país por cuota de mercado.

Días más tarde se conoció que la misma empresa violó los estándares de fabricación de otra vacuna, la denominada DPT, que se administra tres veces a los bebés para protegerles de la difteria, la tosferina y el tétanos. La farmacéutica vendió unas 250.000 de estas muestras al Centro de Control de Enfermedades de Shandong, provincia situada en el este del país y con una población de 97 millones de personas. Prácticamente todas estas vacunas se han suministrado, según las autoridades locales.

Por esta segunda ofensa, la administración provincial impuso una multa a la farmacéutica de 3,4 millones de yuanes (alrededor de 430.000 millones de euros), una cantidad insignificante teniendo en cuenta que la matriz de la empresa ganó el año pasado unos 71 millones de euros.

Las redes sociales en China explotaron este fin de semana con este último escándalo, con miles de personas preocupadas no solamente por este caso en particular, sino por la seguridad de los medicamentos producidos en el país.