Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Condenan a 15 años de cárcel al ex tesorero del partido de Lula

Por Agencias martes 22 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
59
Visitas

El ex tesorero del brasileño Partido de los Trabajadores (PT) Joao Vaccari ha sido condenado a 15 años y cuatro meses de prisión por su implicación en la red de corrupción del Caso Petrobras.

El juez federal Sergio Moro también ha condenado a 20 años y ocho meses al ex director de Servicios de la empresa estatal Renato Duque. En la sentencia, el juez asegura que Vaccari, un histórico del PT, intermedió para que esta formación recibiera más de un millón de euros provenientes de sobornos de empresarios a la caza de jugosos contratos de Petrobras.

Algunos de estos pagos fueron consignados como donaciones oficiales a distintas campañas electorales en las que participó el PT.

La formación, a la que pertenecen la actual Presidenta Dilma Rousseff y el ex Presidente Lula -además de la mayoría de los ministros del actual Gabinete- siempre ha negado las acusaciones e, incluso, mantuvo a Vaccari en su cargo hasta que éste ingresó en prisión preventiva en abril. Los cargos concretos de los que se acusa a Vaccari son corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

El Procurador General Carlos Fernandes dos Santos Lima aseguró en rueda de prensa que los casos de corrupción que han salido a la luz en los últimos años (sobre todo la trama de sobornos a parlamentarios conocida como Mensalão, además del Caso Petrobras) están relacionados al Ministerio de Casa Civil y al ex ministro José Dirceu, que actuaba como una especie de jefe de gabinete del gobierno de Lula. “Todo empezó en la Casa Civil”, aseveró.

Vaccari es el primer cargo político condenado en el ingente, creciente e interminable caso Petrobras. Y su condena hunde aún más al partido de Rousseff -y a ella misma- en una crisis que tiene tres factores que se retroalimentan unos a otros: el político, esto es, la hostilidad del Congreso hacia el gobierno, que se ve incapaz así de que los diputados aprueben sus medidas de ajuste; el económico, con un real en caída libre (durante la jornada de ayer se cambió casi a un valor récord, cuatro reales por un dólar), y el de los casos de corrupción, que no dejan de surgir. Así, cuando parece que Rousseff apaga un fuego (con el Congreso, por ejemplo) salta una noticia del caso Petrobras como la condena de Vaccari y pone todo patas arriba de nuevo. Todo esto empeora la relación política, que a su vez empeora la marcha de la economía.

El Caso Petrobras salpica ya a una veintena de grandes empresas privadas, las cuales, según las autoridades, obtenían contratos con la petrolera, inflaban sus valores y luego repartían las diferencias con exdirectores de la estatal y políticos que amparaban el fraude. De hecho, uno de los mayores empresarios del país, Marcelo Odebrecht, el dueño de la mayor constructora de Brasil, se encuentra en la actualidad preso, acusado de sobornar a altos cargos de Petrobras para obtener contratos.

Por este asunto también está bajo investigación medio centenar de políticos, en su mayoría de la base de apoyo al gobierno de Dilma Rousseff, incluidos los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros. Asimismo, las autoridades sospechan que parte del dinero obtenido por la red que operó en Petrobras pudo haber llegado a la campaña que el año pasado llevó a la reelección de Rousseff, lo cual también se investiga.

Del mismo modo, la Policía Federal ha pedido autorización a la Corte Suprema para interrogar a Lula, porque existen sospechas de que el ex Mandatario también pudo haber obtenido beneficios de la vasta red de corrupción que operó en la petrolera estatal. Lula fue amigo personal de Vaccari, el ex tesorero, y se conocen desde los tiempos en que el PT funcionaba clandestinamente. La policía sospecha que Lula -se enriqueciera o no personalmente con la trama corrupta- conocía los manejos y la red de sobornos que atravesaba a la petrolera estatal.

Agencias