Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic
  • María Elena Barticevic de Rodas
En Corea del Norte

Condenan a estudiante estadounidense a 15 años de trabajos forzados

Por Agencias jueves 17 de marzo del 2016

Compartir esta noticia
362
Visitas

Un estudiante estadounidense que reconoció el robo de material propagandístico fue condenado ayer, en Corea del Norte, a 15 años de trabajos forzados por actividades subversivas, anunciaron medios oficiales.

La condena contra Otto Warmbier, un estudiante de 21 años de la Universidad de Virginia, fue pronunciada por el Tribunal Supremo norcoreano, indicó la agencia estatal KCNA.

Según KCNA, Warmbier fue detenido por “actos hostiles” contra el Estado, y condenado al amparo de un artículo del código penal relativo a la subversión.

“Durante la investigación, el acusado confesó haber cometido un delito grave”, señaló la agencia, sin más detalles.

El joven fue detenido en enero cuando se iba a marchar del país. Más tarde confesó que había robado un estandarte con un lema político en una zona reservada al personal del hotel de Pyongyang donde estuvo alojado, en el marco de un viaje organizado.

Para peor, su detención se produjo en un momento sensible. Corea del Norte acababa de realizar su cuarta prueba nuclear, y Estados Unidos encabezaba la campaña para obtener en Naciones Unidas la adopción de una sanción bastante más dura que las que pesan sobre Pyongyang, finalmente adoptada a primeros de marzo.

Quería un “trofeo”

En el pasado, Corea del Norte se ha valido de la detención de ciudadanos norteamericanos para lograr visitas de alto nivel, como la que efectuó el ex Presidente Bill Clinton para obtener la liberación de dos de ellos.

En un comunicado, la Casa Blanca llamó a perdonar al estudiante. “Alentamos firmemente al gobierno norcoreano a perdonarlo (…) y liberarlo inmediatamente, declaró Josh Earnest, portavoz del Ejecutivo estadounidense. “Es cada vez más claro que el gobierno norcoreano utiliza a los ciudadanos estadounidenses como rehenes, con motivaciones puramente políticas” agregó Earnest, quien recordó que el departamento de Estado recomienda no viajar a ese país.

Sin embargo, Otto Warmbier llegó a Corea del Norte en el marco de un viaje organizado con motivo del Año Nuevo por la agencia china Young Pioneer Tours. Fue detenido cuando el grupo se disponía a regresar a Pekín el 2 de enero.

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas o consulares con Corea del Norte, por lo que es la embajada de Suecia en Pyongyang la que propone servicios consulares limitados a los ciudadanos estadounidenses detenidos en el país.

Actualmente, otros dos ciudadanos estadounidenses están detenidos en Corea del Norte, donde además un pastor canadiense de 60 años fue condenado el mes pasado a cadena perpetua con trabajos forzados por “sedición”.

Siguiendo un guión bien establecido, los extranjeros detenidos en Corea del Norte deben hacer una confesión pública en televisión, como etapa previa a su proceso de liberación.

Así, Otto Warmbier fue presentado a la prensa extranjera y los diplomáticos a finales de febrero, llorando y diciendo que había cometido “el peor error de (su) vida”.

Según la prensa oficial norcoreana, confesó haber robado el estandarte por pedido de una fiel de la Iglesia Metodista Unificada de la Amistad, una iglesia estadounidense que quería un “trofeo”.

De acuerdo con la misma fuente, la persona en cuestión es la madre de un amigo de Warmbier, que le prometió un coche de ocasión de 10.000 dólares si lograba llevarse el estandarte.

En Corea del Norte son omnipresentes los eslóganes a la gloria del país y sus habitantes, o que animan a la población a trabajar más duro y a mostrarse leales al gobierno.

Pese a ello, el portavoz del Presidente Barack Obama insistió en que “las acusaciones por las que fue arrestado y condenado no ameritarían algo más que una amonestación en Estados Unidos o en la mayor parte de los países del mundo”.