Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Cristina Fernández denuncia intoxicación de personal doméstico tras allanamiento

Por Agencias martes 28 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
322
Visitas

Los cálculos iniciales apuntan a que la trama de sobornos de los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández para obtener contratos de construcción de obra pública puede ascender a 160 millones de dólares.

La defensa de la ex Presidenta de Argentina Cristina Fernández denunció este lunes que empleados domésticos que acudieron a su departamento de Buenos Aires sufrieron síntomas de intoxicación y dio a entender que puede haber tóxicos en el lugar, versión que rechazó el jefe de la policía.

El abogado defensor de Fernández, Carlos Beraldi, relató en una carta publicada en las redes sociales que personal doméstico que debía hacer la limpieza tras la requisa policial sufrió “mareos, fuerte picazón en la garganta y ojos y dificultades para respirar”.

“Luego de efectuarse los controles médicos de rigor, se constató que las dolencias padecidas tienen como origen un tóxico de contacto, recomendándose evitar, por todos los medios, una nueva exposición al mismo ambiente”, sostuvo el abogado.

Además, indicó que debido a ello la ex Mandataria y actual senadora se abstendrá de regresar a su residencia.

En respuesta, el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, aseguró que en el allanamiento al departamento de Fernández el jueves pasado “no se utilizó ningún químico ni se dejaron tóxicos”.

“Yo, como jefe de la Policía, me ofrezco a ir al departamento y prender los aires (acondicionados). Se actuó de acuerdo a la legalidad, con la presencia de dos testigos hábiles que dan cuenta del procedimiento”, señaló Roncaglia para enfatizar su negativa de que pueda haber en el lugar rastros de algún agente irritante.

Desde que el Senado autorizó los allanamientos el 22 de agosto pasado, Fernández ha permanecido en la casa de su hija Florencia, en Buenos Aires.

El departamento de Fernández en Buenos Aires, así como la residencia familiar en Río Negro (Patagonia, sur) y su casa vacacional de El Calafate (Patagonia, sur) fueron allanados entre jueves y domingo en el marco de una causa por corrupción que implica también a una docena de ex funcionarios de su gobierno (2007-2015) y del de su ya fallecido esposo Néstor Kirchner (2003-2007), así como a numerosos empresarios.

El juez Claudio Bonadio investiga “la existencia de una organización delictiva conformada por funcionarios públicos (…) comandados por quienes fueran titulares del poder ejecutivo”, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, según un informe de la causa publicado por el Centro de Información Judicial.

Los cálculos iniciales apuntan a que la trama de sobornos para obtener contratos de construcción de obra pública puede ascender a 160 millones de dólares.

Desde que se inició la investigación el pasado 2 de agosto, han sido indagados 52 empresarios y ex funcionarios, incluyendo a Cristina Fernández.

Como senadora, Fernández goza de fueros parlamentarios que impiden su detención, aunque puede ser imputada y condenada.

Abogado niega bóvedas o documentos ilícitos

El abogado de Cristina Fernández, Carlos Beraldi, emitió un comunicado donde reprobó la conducta del juez Claudio Bonadio, durante los allanamientos la semana pasada a tres propiedades de la ex Presidenta en el marco del caso los “cuadernos de la corrupción”.

El defensor denunció que no se le dejó supervisar el allanamiento al departamento de la ex Mandataria en Buenos Aires, lo que según él violaría las garantías de un debido proceso y las disposiciones constitucionales de un imputado.

“Se me impidió controlar, como abogado defensor y como única persona que se encontraba en el domicilio, el allanamiento que se llevó a cabo en el inmueble de la calle Uruguay, violándose expresamente las disposiciones constitucionales, la ley dictada en consecuencia y lo que el Senado de la Nación dispuso en particular para este allanamiento”, señala en el documento.

En la misma línea, Beraldi aseguró que la actitud de Bonadio corresponde más a una acción mediática, que a una judicial, asegurando que buscaba aparecer en la “tapa de los diarios”.