Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva

Demócratas y republicanos se enfrentaban en debate por destitución de Trump

Por Agencias jueves 19 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

La Cámara de Representantes de EE.UU. debatía este miércoles para votar el impeachment al Presidente Donald Trump por abuso de poder y obstrucción al Congreso. Tras casi tres años de tormentas políticas, ha sido un escándalo sobre presiones a Ucrania el que ha llevado a este miércoles, marcado por las manifestaciones y la fractura política. La mayoría demócrata garantizaba el sí y, salvo giros imprevistos, Trump iba camino de convertirse en el tercer Mandatario de la historia en someterse a un juicio político en el Senado que podría acabar con su -improbable- destitución.

Los 431 miembros de la Cámara de Representantes eran llamados a votar sobre si sometían a juicio al líder del país por haber presionado al gobierno de Kiev para que iniciara unas investigaciones que le favorecían para la reelección en 2020. El debate parlamentario se había convertido en un choque de trenes entre republicanos y demócratas sobre la culpabilidad o inocencia de Trump.

“Hoy estamos aquí para defender la democracia del pueblo”, afirmó la presidenta de la Cámara, la veterana demócrata Nancy Pelosi, al abrir el debate.

En el juicio, que se desarrollará en el Senado tras la luz verde de la Cámara Baja, los legisladores están obligados a repasar los testimonios, llamar a nuevos testigos si lo ven necesario, examinar los documentos, las pruebas y decidir si, en efecto, el Presidente de Estados Unidos ha cometido algún “crimen o falta grave”, como dice la Constitución, que haga necesaria su destitución.

Los senadores están obligados a tomar sus decisiones independientemente del color político del Presidente al que se juzga. Este miércoles, con 233 de los 431 escaños ocupados por demócratas, el juicio al Mandatario se daba por descontado. En el Senado, con 53 senadores republicanos del total de 100, también está amarrada la absolución, ya que un veredicto culpable requiere la mayoría de dos tercios.