Necrológicas

Desconocido dispara a quemarropa a dos policías dentro de un coche patrulla en Los Angeles

Por La Prensa Austral lunes 14 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Dos agentes del condado de Los Angeles, California, se debatían el sábado por la noche entre la vida y la muerte después de sufrir heridas de bala en la cabeza en lo que parece ser una emboscada a bocajarro sin motivo aparente.

Los agentes se encontraban dentro de un coche patrulla al lado de una estación de metro en Compton, al sur de la ciudad, cuando un sospechoso se acercó y disparó varias veces a través de la ventanilla aparentemente sin cruzar palabra con los agentes. El suceso está grabado en video.

El sur de Los Angeles era el sábado por la noche el escenario de una cacería al hombre para tratar de encontrar al atacante, que huyó a pie.

El sheriff de Los Angeles, Alex Villanueva, lo describió como un “hombre de piel oscura”.

Los agentes heridos son una mujer de 31 años, madre de un niño de seis años, y un hombre de 24. Ambos eran novatos, se habían graduado en la academia hace 14 meses, explicó Villanueva. Trabajaban en la división de transportes. La llamada de socorro la hicieron los propios agentes por radio. Entraron en el hospital conscientes.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha utilizado, como de costumbre, la red social de Twitter para manifestar su rechazo a este ataque: “Si mueren [los policías], que se haga un juicio rápido, y pena de muerte para el asesino. ¡Es la única forma de detener esto!”.

“Esto es un siniestro recordatorio”, dijo Villanueva en una rueda de prensa en el hospital, de que “disparan más o menos a un policía a la semana estando de servicio” en Estados Unidos. Y puso como ejemplo un suceso que precisamente ha encendido los ánimos entre la comunidad afroamericana de Compton. El pasado 3 de septiembre, agentes del sheriff mataron a tiros a un hombre negro cuando iban a detenerlo. Según su relato, el hombre sacó una pistola. Tres días antes, los agentes del sheriff habían matado también a tiros a otro hombre negro, Dijon Kizzee, en un altercado cuando iban a detenerlo por una infracción mientras montaba en bicicleta en South LA. Ambos sucesos provocaron protestas en los barrios negros del sur de Los Angeles.