Necrológicas

Descubren en tarjeta de Navidad el mensaje de un reo en cárcel china

Por Agencias martes 24 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

El hallazgo por parte de una niña londinense de 6 años de un mensaje de un preso en China en una tarjeta navideña de la cadena británica de supermercados Tesco ha provocado que esta empresa haya retirado de la venta las postales y anunciado el cese de su fabricación en el penal de Qingpu, en Shanghai.

“Somos prisioneros extranjeros en la cárcel de Qingpu, en China”, afirmaba el mensaje. “Forzados a trabajar contra nuestra voluntad. Por favor, ayúdennos y avisen a (alguna) organización de derechos humanos”, continuaba el texto que encontró Florence Widdicombe, la menor que quedó sorprendida al leer la petición de socorro, según publicó The Sunday Times.

En el mensaje encontrado en la tarjeta había una última petición: “Contactar con Peter Humphrey”. La alusión a este ex periodista británico, detenido y encarcelado durante dos años en China cuando trabajaba en ese país como investigador privado a cuenta del gigante farmacéutico GlaxoSmithKline, no parece casual. Y es que Humphrey pasó nueve meses en Qingpu antes de ser liberado en 2015. La mención hace pensar que quien fuera que ha escrito el mensaje lo conoció en prisión. Según él, el autor o autores serían “prisioneros de Qingpu” y, después de contactar con otros ex reclusos, uno de ellos afirmó que durante al menos dos años, los detenidos habían confeccionado y embalado tarjetas navideñas para Tesco.

En declaraciones a la BBC, Humphrey ha asegurado creer saber quién es el autor del texto, aunque ha dicho que no lo revelará. La cárcel de Qingpu, explica este antiguo informador, albergaba cuando él estuvo allí a entre 5.000 y 6.000 detenidos, que dormían en literas en unas celdas para 12 personas, con la luz permanentemente encendida y la ventana abierta, incluso en pleno invierno.

La prisión, abierta en 1994 y ahora señalada por un supuesto caso de trabajos forzados, se reivindica en su página web como un establecimiento modelo, una suerte de “plataforma de intercambios culturales”, que cuenta entre sus internos con detenidos extranjeros.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, ha tildado este lunes de “invención de Peter Humphrey” la información aparecida en The Sunday Times que asegura que la prisión de Qingpu, en Shanghai, obliga a sus internos a trabajar.