Necrológicas
  • Iris Sonia Astorga Mancilla
  • Leonor del Carmen Campana Barría

Duterte encaró a un centenar de policías corruptos y amenazó con matarlos

Por Agencias jueves 9 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
369
Visitas

“Son inútiles para mí y una lacra para la sociedad”, les dijo cara a cara el Mandatario filipino en el palacio presidencial.

El Mandatario filipino, Rodrigo Duterte, citó en el palacio presidencial a un centenar de agentes de policía acusados de corrupción y abuso de poder y les amenazó con matarlos si no cesaban en esas prácticas.

“Son inútiles para mí y una lacra para la sociedad”, les dijo Duterte, según un comunicado divulgado este miércoles por la Presidencia filipina.

Es la segunda vez que el Presidente convoca a policías acusados de corrupción o malas prácticas para amonestarlos públicamente, ya que las imágenes fueron grabadas y se han retransmitido repetidamente en los canales de televisión filipinos.

En febrero del año pasado convocó en Malacañang a unos 200 policías acusados de mal comportamiento, en pleno apogeo de la guerra contra las drogas que sacó a la luz las prácticas abusivas de la policía.

Entre los agentes que acudieron al palacio presidencial, había tres agentes que ya cumplen condena en la cárcel y que salieron por unas horas tan sólo para recibir cara a cara la bronca de Duterte.

Entre las faltas cometidas por los policías convocados por Duterte figuran robo, extorsión, detención ilegal grave, secuestro, violación, abusos de poder o abandono del trabajo sin permiso.

“Si sigues haciendo eso, hijo de puta, realmente te mataré”, insistió el Presidente, visiblemente enfadado y alterado durante el acto.

El Mandatario filipino señaló que aquellos agentes involucrados en el narcotráfico y el crimen organizado serán vigilados por una “unidad especial”, que según subrayó, les controlará “de por vida”.

Duterte llegó a decirles que deberían estar agradecidos de que hubiera otros oficiales presentes porque de lo contrario los habría “abofeteado”.

El Presidente ha emprendido una campaña de limpieza dentro de la policía nacional e incluso tuvo que apartar durante unos meses a ese cuerpo de seguridad de la campaña contra las drogas por sus abusos y prácticas corruptas.

Según cifras oficiales, más de 4.500 personas han sido abatidas en redadas antidroga a manos de la Policía, aunque organizaciones de derechos humanos elevan esa cifra hasta los 12.000 o 15.000 asesinados en el clima de impunidad de la campaña.