Necrológicas
  • Boris Ivo Jakasovic Kusanovic
  • Oreste Oyarzún Livacic
  • Marta Inés Uteau Vergara
  • Prudencio “Maguita” Aguila González
  • Sergio Mihovilovic Mihovilovic
  • Sonia María Pérez Hernández

El cultivo de coca en Perú se desplaza a las fronteras con Brasil y Bolivia

Por Agencias jueves 27 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
139
Visitas

Cambio radical en el mapa peruano de la coca. El director del órgano antidrogas del país sudamericano, Rubén Vargas, informó sobre el aumento de la superficie cultivada en las regiones de la Amazonía peruana que limita con Brasil y Bolivia por el incremento en el consumo de estupefacientes en Brasil, Argentina y Chile, y también para enviar la droga hacia mercados emergentes, sobre todo en Asia.

«El mercado de drogas en Brasil está moviendo el mapa de la droga en Perú», ha subrayado en un encuentro con medios extranjeros el presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (conocido por el acrónimo Devida).

«Además, hay una reconfiguración del mercado en los países del Mercosur como Argentina y Chile donde están consumiendo mucha cocaína. Pero no sólo son consumidores, sino que son puntos de reembarque a otras partes del mundo».

Las cifras de la superficie ocupada por cultivos de coca con fines de narcotráfico en Perú están estancadas desde 2016, cuando vio la luz el último reporte anual sobre Perú de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (Unodc). Sin embargo, su distribución ha cambiado. «Nos queda claro que hay un aumento en zonas de frontera: en el Bajo Amazonas, Caballococha -triple frontera con Colombia y Brasil-, en la provincia de Sandia -región Puno, frontera con Bolivia, aunque bien conectada con Brasil por la carretera Interoceánica Sur-, y en la región Madre de Dios -colindante con Brasil y Bolivia-«, ha precisado Vargas.

El funcionario dijo que no hay estudios de trazabilidad y por ello no es posible saber cuánto de la cocaína producida en Perú se queda en los dos mayores países del Mercosur -Brasil y Argentina- y en Chile y cuánta es destinada a nuevos mercados en Asia, sur de Africa y Oceanía. En 2017, autoridades locales de Caballococha citadas por la agencia Efe contabilizaban de 10.000 a 15.000 hectáreas de superficie de cultivos de coca en la región Mariscal Castilla (de la que Caballococha es la capital), pese a que en 2016 el informe de Unodc sólo registró 370 hectáreas en esa jurisdicción.

En Perú, las entidades involucradas en la lucha antidroga, incluidas agencias de cooperación internacional, no se ponen de acuerdo hace años en la fórmula para calcular la producción de cocaína. «Algunas dicen que se necesita 300 hojas de coca para producir un kilo de cocaína, otras señalan 250», relata el director de Devida. Ante esa falta de información sobre la cocaína producida en territorio peruano, el Ejecutivo no reconoce. Según el informe anual del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre control de drogas, publicado en marzo pasado, Perú es el segundo mayor productor de cocaína y el segundo mayor cultivador de hoja de coca del mundo, tras Colombia.

El valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (selva sur-central del país) se mantiene como el que concentra la mayor producción. Y sólo en nueve distritos está el 41% de la superficie nacional de cultivos de coca, según los datos dados a conocer este martes. Según el reporte Unodc de 2016, la superficie de arbusto de coca en esta área ascendía a 20.304 hectáreas. Desde 2009 esta cifra crece a un ritmo de 1.500 hectáreas por año, con una producción potencial total de 66.000 toneladas métricas de coca al año (o 308 toneladas de cocaína), el 75% de lo que produce Perú.

El plan de Devida para darle la vuelta a la situación consiste en construir mayor infraestructura en el citado valle para que los productores de cacao, café, barbasco y cacahuate puedan sacar sus productos a los mercados, y entregar equipos para generar valor agregado a los productos alternativos a la coca.

En Perú, unas 11.000 toneladas de hoja de coca tienen destino lícito, es decir, para el consumo tradicional en los Andes (para chacchar o masticar), o para infusiones, galletas y caramelos para evitar el mal de altura. No todo es ilegal, pero el problema del traslado de droga no deja de crecer.