Necrológicas
  • Filomena Cárcamo
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Flor Díaz Retamales
  • René Araya Arancibia

El cuñado del rey Felipe VI de España entró a la cárcel por corrupción

Por La Prensa Austral martes 19 de junio del 2018

Compartir esta noticia
136
Visitas

El cuñado del rey Felipe VI, Iñaki Urdangarin, ingresó ayer a prisión para cumplir una pena de cinco años y 10 meses de cárcel que le impuso el Tribunal Supremo por un caso de corrupción, el primer caso que termina con el encarcelamiento de un pariente de la familia real en la historia moderna de España.

Urdangarin, esposo de la Infanta Cristina de Borbón, llegó el domingo al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Ginebra (Suiza), donde residía con su esposa y sus cuatro hijos.

El ex duque de Palma fue condenado por el desvío de varios millones de euros de dinero público a una fundación sin ánimo de lucro que él mismo presidía. Es la primera vez en la historia moderna de España que un pariente de un monarca entra en la cárcel, tras un mediático proceso judicial que duró 12 años.

El Supremo, que redujo en cinco meses la pena de Urdangarin, ratificó la semana pasada la condena inicial por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero lo absolvieron de falsedad en documento público.

Cuando se conoció la resolución del Supremo el pasado día 12, la Casa del Rey expresó su “respeto absoluto a la independencia del poder judicial”.

Urdangarin podía elegir el centro penitenciario para cumplir la condena, como cualquier ciudadano que en el momento de ingresar en la cárcel se encuentre en libertad. Debido a esto, decidió ingresar en la pequeña cárcel de Brieva, un centro de pequeño tamaño con 162 celdas y 18 complementarias ubicado en la provincia limítrofe con Madrid.

Su ingreso en la cárcel coincide con el viaje de Felipe VI y su esposa la reina Letizia a Estados Unidos, donde hoy serán recibidos en Washington por el Presidente Donald Trump.

Urdangarin, yerno del anterior monarca Juan Carlos I (1975-2014), había sido condenado en primera instancia en febrero de 2017 a seis años y tres meses de prisión, además de una multa de 512.000 euros, por hechos ocurridos entre 2004 y 2006 en las islas Baleares.

Por todo este escándalo, el rey Felipe alejó a Urdangarin y a su hermana Cristina de los actos oficiales de la Casa Real y los despojó del título de duques de Palma de Mallorca.