Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva

En Quebec sacrificarán a los lobos para proteger al caribú

Por Agencias jueves 19 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Los ambientalistas acusan a la industria maderera de ser la causa del problema.

El caribú (reno americano) había desaparecido de los bosques de Charlevoix, región de la provincia canadiense de Quebec, alrededor de 1920. En los años ’70 se puso en marcha un programa de reintroducción. En 1992, las autoridades contaron 126 ejemplares; 31 en 2018 y 26 este año. Es por ello por lo que el Ministerio de Bosques, Fauna y Parques de la provincia procederá a abatir algunos lobos este invierno, como una medida para proteger a los cérvidos. Científicos y colectivos ambientalistas critican la iniciativa, ya que la consideran una solución cortoplacista respecto a la verdadera raíz del problema: la transformación del territorio del caribú por la actividad humana.

De acuerdo con el Ministerio, miembros de su personal van a monitorear por telemetría tanto a los caribús como a los lobos. Si los cánidos se acercan mucho a estos cérvidos, un helicóptero será enviado a la zona para dispararles desde el aire. Un informe oficial, publicado en 2013, ya había establecido que “las zonas ocupadas por el caribú en Charlevoix se han visto fuertemente perturbadas por actividades industriales y recreativas”.

Las empresas madereras operan con brío en la región, a la vez que ha aumentado la construcción de chalets para los turistas vacacionales veraniegos e invernales. Martin-Hugues St-Laurent, experto en fauna terrestre de la Universidad de Quebec en Rimouski, comentó al diario La Presse que las alteraciones en el hábitat del caribú provocan que otras especies -como el ciervo y el alce- lleguen a estos bosques y, con ello, también los lobos.

Nature Québec, un reconocido organismo ambientalista, expresó su malestar en las redes sociales: “Los lobos son los chivos expiatorios de la inacción”; “la ciencia debería dictar las decisiones del gobierno sobre el caribú, no la industria”.