Necrológicas
  • Clorinda “Tita” Cárdenas vda. de Ojeda
  • Gladys del Carmen Cortez Nola
  • Walter Segundo Emmott Ronfeltd
  • Ana Delia Unquén Levín
  • Eduardo Canales Verdejo
  • Gladys Jara Ovando

España acogerá barco con migrantes que fueron rechazados por Italia

Por Agencias martes 12 de junio del 2018

Compartir esta noticia
75
Visitas

El Presidente del gobierno, Pedro Sánchez, dio instrucciones para que España acoja en el puerto de Valencia al barco Aquarius, que navega por el Mediterráneo con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sos Mediterranée, abandonados a su suerte tras impedir su entrada a Italia el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini. Sin embargo, no ha sido notificado el capitán del barco y a las ONG allí presentes que su destino es Valencia.

El viaje son unas 700 millas náuticas, unos tres días y, según los cálculos de los responsables del barco, no disponen de comida para tanto tiempo, por lo que habría que recoger suministros en otro puerto de camino a Valencia. El barco continúa parado.

“Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional”, ha asegurado Sánchez en una nota difundida por Presidencia. Momentos antes de conocerse el comunicado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que el gobierno de España ha ofrecido a la Onu Valencia como “puerto seguro” y que así se lo había dicho la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, informa Elsa García de Blas.

Mientras tanto, el Aquarius sigue parado cuando han llegado desde España las noticias de que el buque humanitario se dirige a Valencia con sus 629 huéspedes. “Hasta este momento no hemos recibido ninguna notificación de que tenemos un puerto seguro en España”, ha dicho la portavoz de MSF a bordo. El capitán y los responsables de las ONG que operan el barco están a la espera de las instrucciones y recalcan que varios de los rescatados necesitan atención médica. El Centro de Coordinación Marítima de Roma dirige los rescates en esta zona del Mediterráneo y es él quien, según las normas de la mar, debe comunicar al capitán en qué puerto puede desembarcar a los migrantes. Así es en todos los rescates.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ofrecieron a lo largo del lunes a acoger en sus respectivas ciudades a los 629 inmigrantes porque, en palabras de Colau, “ante todo hay que salvar vidas humanas”, un objetivo para el que ha pedido colaboración al gobierno español. Ribó ha recordado la condición de Valencia como “ciudad refugio” y ha considerado “absolutamente inhumano que se deje un barco a la deriva en esa situación”.

El lehendakari Iñigo Urkullu también ha anunciado la disposición del gobierno vasco a recibir a unas 60 personas de las más de 600 que viajan en el Aquarius, por “dignidad humana y respeto a los derechos humanos”. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha ofrecido al gobierno para colaborar en la acogida prestando “servicios y recursos de acogida”. Y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, se ha mostrado asimismo dispuesta a que las islas acojan a una parte de los refugiados por “solidaridad y compromiso”.

El ministro de Relaciones Exteriores, Josep Borrell -que durante cinco años fue diputado en el Parlamento Europeo-, ha insistido en la necesidad de una respuesta común y coordinada de la Unión Europa a la llegada de inmigrantes. Para él, la decisión del gobierno de dejar atracar el Aquarius en el puerto de Valencia es un “acto simbólico, efectivo, que pretende poner de relieve frente al próximo Consejo europeo la necesidad de que de una vez por todas nos enfrentemos de una forma común y coordinada un problema que es de todos”.