Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Estado Islámico publica un video del atacante del tren en Alemania

Por Agencias miércoles 20 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
79
Visitas

Amaq, una agencia de noticias próxima al Estado Islámico, difundió ayer un video en el que se puede ver al joven afgano de 17 años que agredió con un hacha y un cuchillo a los pasajeros de un tren regional en Wurzburgo, el sur de Alemania. En la grabación, de poco más de dos minutos de duración, Muhamad Riyad, que fue abatido por la policía durante el ataque, se define como “un soldado del califato”.
Riyad, como se le identifica en la grabación, habla en pastún -uno de los idiomas oficiales de Afganistán- y se le subtitula en árabe. El afgano manda “fuerza y voluntad” a los yihadistas y amenaza con más ataques del Isis en “cada localidad, ciudad y aeropuerto”. Habla de que no quiere vivir en tierras de otros ni respetar las normas y límites que no son suyos. Riyad asume la máxima de Isis de golpear generando el mayor impacto posible y convertir cualquier cosa en un arma. Todo el tiempo muestra un cuchillo y agrega que en poco tiempo saldrá a cometer una masacre visible.
El afgano, menor de edad, se radicalizó en las últimas semanas de forma autónoma, según dijo el ministro del Interior bávaro, Joachim Herrmann. El político bávaro aportó como indicios del proceso de autoislamización la bandera del Isis pintada a mano, así como un texto en pastún, en parte con caracteres arábigos, y otra con alfabeto latino. Es la primera vez que el Estado Islámico se atribuye un atentado en Alemania. Por ahora no se han encontrado vínculos del agresor con redes islamistas radicadas en ese país. Este caso ha abierto un debate sobre la facilidad de radicalización de los adolescentes no acompañados que llegaron como refugiados a Alemania.
El joven había vivido en un centro para refugiados y vivía desde hace dos semanas con una familia de acogida. Sus conocidos lo describen como una persona de creencia musulmana, pero ni radical ni fanático. El joven había trabajado en prácticas en una panadería y tenía posibilidades de obtener un empleo, informa la agencia DPA. “Para todos los que le conocían es totalmente incomprensible lo que ha ocurrido”, añadió el ministro.
Agencias