Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic
  • María Elena Barticevic de Rodas

Estados Unidos y China inician la “mayor guerra comercial de la historia”

Por Agencias sábado 7 de julio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
179
Visitas

Estados Unidos anunció ayer la imposición de aranceles por decenas de miles de millones de dólares a numerosos productos chinos, y provocó una inmediata réplica de Pekín, que denunció “la mayor guerra comercial de la historia económica”.

Las negociaciones mantenidas entre ambas potencias los últimos meses fracasaron. Las promesas de apertura del régimen chino no convencieron en Washington, donde no sólo la Administración del republicano Donald Trump acusa a Pekín de competencia desleal, sino también los demócratas, aunque difieren de la estrategia impulsada por el magnate neoyorquino para reducir el desfase comercial con el gigante asiático y, aun más, del hecho de que ponga a los países aliados en el mismo saco.

Así, desde ayer, EE.UU. aplica un nuevo arancel del 25% sobre una lista de 818 productos procedentes de China (pertenecientes a la industria aeroespacial, tecnologías de la información y la comunicación, robótica, maquinaria o automoción, entre otros) que suman 34.000 millones de dólares en importaciones anuales aproximadamente.

El lote afectado dejó fuera finalmente aquellos artículos que compran las familias estadounidenses, como los teléfonos celulares o los aparatos electrónicos, pero el impacto se podrá sentir igualmente en la economía estadounidense: muchas factorías, como las automovilísticas, reciben componentes de otras plantas chinas.

China, que había prometido una reacción inmediata, se abstuvo en un primer momento de anunciar que efectivamente sus aranceles entraban en vigor, lo que creó confusión sobre cuál era exactamente la respuesta de Pekín. La falta de un comunicado oficial de las autoridades aumentó las dudas al respecto. Horas más tarde, la agencia oficial Xinhua confirmó que las tarifas se activaron un minuto después de que lo hicieran las estadounidenses, siendo los productos afectados los mismos que aparecieron en una lista anunciada a mediados de junio, es decir, 545 categorías como la soja, el cerdo, el acero, el whisky o los automóviles, entre otros.

El Ministerio de Comercio chino, en un comunicado, cargó duramente contra la administración estadounidense, acusándola de «bullying» y de «poner en riesgo la cadena de valor global». También consideró que EE.UU. «ha lanzado la mayor guerra comercial de la historia económica hasta la fecha».

«La parte china prometió no realizar el primer disparo, pero para defender los intereses fundamentales del país y los de su gente, nos hemos visto forzados a contraatacar», dice el texto. Las autoridades, además, anunciaron que el país acudirá a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para denunciar la acción estadounidense y que trabajará con otras naciones «para salvaguardar conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral».

Tras esta oleada, hay una lista adicional preparada en Washington para otros 284 productos chinos (estos sí de consumo) por un total de 16.000 millones que se encuentra en consultas y que también será respondida por China. Además, ambas potencias se han cruzado amenazas de nuevos gravámenes aduaneros por hasta 400.000 millones más.

Una tensión semejante entre las dos mayores potencias del mundo puede tener consecuencias globales, dado lo interconectado de todas las economías. La tensión crece en un momento en el que se trata de pactar la desnuclearización de Corea del Norte, objetivo en el que el entendimiento entre ambos países resulta clave.