Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Ex Presidente peruano Ollanta Humala y su esposa son encarcelados

Por La Prensa Austral sábado 15 de julio del 2017

Compartir esta noticia
156
Visitas

El matrimonio enfrentará 18 meses de prisión tras dictarse una orden de prisión preventiva mientras dura la investigación en su contra por los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir. La situación será revisada en las próximas semanas por la Sala Penal de Apelaciones Nacional.

La operación Lava Jato, la descomunal trama de corrupción nacida en la brasileña Petrobras y que ha parasitado toda América Latina a través de sobornos de la constructora Odebrecht, llevó ayer a la cárcel al primer dirigente político extranjero. Y no se trató del ex Presidente brasileño Lula da Silva, condenado a nueve años de cárcel por corrupción, pero que evitó la prisión a la espera de la apelación. Los encarcelados a 18 meses de prisión preventiva por un juez peruano en la madrugada de ayer son el ex Presidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, publicó el diario El País.

Dos días después de que el fiscal lo pidiera, el juez Richard Concepción Carhuancho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, dictó 18 meses de prisión preventiva contra quien fuera Mandatario de Perú desde 2011 hasta 2016 y contra su esposa y sucesora al frente del Partido Nacionalista Peruano, Nadine Heredia. Ambos están acusados de lavado de dinero por los fondos que su partido supuestamente recibió del gobierno de Venezuela y de la constructora brasileña Odebrecht para las campañas de 2006 y 2011.

“Aquí tenemos a un Presidente que llegó al poder y gobernó mediante una campaña electoral basada en dinero ilícito. Eso es serio porque hiere moralmente a la sociedad”, declaró el fiscal Germán Juárez, citado por la agencia Reuters.

Conocida la resolución, el matrimonio -que se encontraba en su residencia siguiendo los pormenores de la audiencia por la que el fiscal pedía su ingreso en prisión-, se dirigieron en su auto particular al Palacio de Justicia del centro de Lima para entregarse. Pasaron la primera noche en el calabozo del edificio. En el trayecto, ambos tuvieron tiempo para publicar sus reacciones en Twitter. Humala escribió: “Esta es la confirmación del abuso del poder, al que nosotros le haremos frente, en defensa de nuestros derechos y de los derechos de todos”. Poco antes, Heredia había lanzado: “A pesar de la arbitrariedad estamos aquí, confiamos en que esta decisión se va a revertir por ser de justicia. ¡Confiamos en nuestro país!”.

Ayer el juez decretó que Humala fuera enviado a la prisión de Barbadillo, en la que está recluido su antecesor, Alberto Fujimori. Su esposa irá al único penal de mujeres que hay en Lima. La situación de ambos será revisada en las próximas semanas por la Sala Penal de Apelaciones Nacional, que confirmará o revocará la medida.

Confesión

La petición de prisión fue presentada el martes por el fiscal provincial Germán Juárez, que se apoyó en elementos incorporados recientemente a la investigación, como las declaraciones de Jorge Barata, ex representante de Odebrecht en Perú. Según contó Barata a un grupo de fiscales peruanos, a mediados de 2010 recibió una llamada en la que el dueño de la constructora, Marcelo Odebrecht, le ordenó realizar donaciones para la campaña del Partido Nacionalista, que postulaba a Humala.

Estas fueron solicitadas, siempre según su testimonio, por el Partido de los Trabajadores del ex Presidente Lula da Silva. El propio Marcelo Odebrecht declaró luego a la justicia brasileña: “El Grupo Odebrecht (…) habría enviado, a través del Departamento de Operaciones Estructuradas [el negociado que hacía pagos opacos], tres millones de dólares al candidato a la presidencia de Perú Ollanta Humala”. Algo que éste y su esposa niegan.

Las actuaciones de la justicia no han estado exentas de críticas, como la circunstancia de que el fiscal lleve tres años de investigación sin haber formulado hasta ahora una acusación.

Por lo pronto, lo investigado llevó al juez a la convicción de que existen elementos de delito, que se puede presumir una manipulación de las pruebas del caso, y que hay peligro de que Humala y Heredia intenten salir del país, por lo que el encarcelamiento supone una medida proporcional.