Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Francotirador mata a cinco policías en Dallas en una protesta contra los abusos raciales

Por Agencias sábado 9 de julio del 2016

Compartir esta noticia
105
Visitas

El atacante declaró “que quería matar blancos” antes de morir por la explosión de un robot bomba.

Cinco policías han fallecido y otros siete han resultado heridos por los disparos de al menos un francotirador durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas, Texas. La emboscada, con detalles de inquietante sofisticación, se produjo al final de una protesta de apenas unas 800 personas por el centro de la ciudad, convocada por grupos relacionados con el movimiento Black Lives Matter.

Era la respuesta a la muerte de dos hombres negros a manos de la policía en el transcurso de 48 horas. Dos civiles también han sido heridos por las balas.

La manifestación transcurría con relativa calma hasta que comenzó el tiroteo y cundió el pánico. La policía de Dallas confirmó que el tirador, que fue abatido en horas de la madrugada, era Micah  Johnson, un veterano afroamericano de 25 años. El agresor se atrincheró en un centro de formación profesional llamado El Centro College, donde murió varias horas después tras la explosión de un artefacto enviado por un robot de las fuerzas de seguridad.

El Presidente Barack Obama ha condenado los hechos desde la capital polaca, Varsovia, donde asiste a la cumbre de la Otan: “Este ha sido un ataque atroz, calculado y despreciable contra agentes de seguridad”. Obama ha recalcado su apoyo a quienes integran los cuerpos de policía porque “tienen un trabajo difícil” y “la inmensa mayoría de ellos hacen un buen trabajo”. El Presidente ha dicho que una vez que se vayan aclarando los hechos habrá que reabrir el debate sobre el fácil acceso a armas de fuego muy potentes que “hacen más letales estos ataques”.

“Hemos visto tragedias como ésta demasiadas veces”, había declarado Obama horas antes, nada más llegar a la capital polaca, en referencia a las muertes, grabadas con teléfonos móviles de dos negros por disparos de policías. “No es solo un problema negro. No es solo un problema hispano. Es un problema americano, y a todos debería preocuparnos”, dijo.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, ha declarado: “Nuestra peor pesadilla ha ocurrido” y ha añadido “es un momento descorazonador”. La primera víctima identificada de entre los policías es el agente Brent Thompson, de 43 años, que se unió al cuerpo en 2009.

Agencias