Necrológicas
  • Paulina Andrea León Bustamante
  • Imken Almeit Kausel Szepan
  • Marco Bahamóndes López
  • Juan Carlos Díaz Parada
  • Tonka Gospodnetic Tafra

Golpe a la biodiversidad: mil millones de animales han resultado calcinados tras incendios en Australia

Por Agencias martes 14 de enero del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Los incendios en Australia no cesan. Han ardido ya alrededor de 10,3 millones de hectáreas, un área superior al territorio de Portugal. El fuego supone un grave golpe a su biodiversidad y ha causado ya la muerte de mil millones de animales, según una estimación del ecólogo Christopher Dickman. Hay 28 víctimas mortales y 2.000 viviendas calcinadas.

La cifra es una estimación de Dickman, profesor en Ecología Terrestre en la Universidad de Sídney y expresidente de la Real Sociedad Zoológica de Nueva Gales del Sur. Se basa en un estudio de densidad animal de la asociación ecologista WWF de 2007. “No hay nada que se pueda comparar con esta devastación. Es un suceso monstruoso”, declaró Dickman a la radio estadounidense NPR. “Australia tiene una de las tasas más altas de extinción de mamíferos. Y acontecimientos como este podrían acelerar la extinción de nuevas especies”.

La estimación incluye mamíferos (salvo murciélagos), pájaros y reptiles y deja fuera insectos, ranas y otros invertebrados. Algunos expertos señalan que la cifra podría ser menor dado que, al ser un cálculo por densidad de animales, Dickman no cuenta a todos los que han logrado escapar del fuego. Mientras, WWF cifra en 1.250 millones los animales afectados, incluyendo muertos, heridos y aquellos que no van a poder sobrevivir por la pérdida de sus hábitats.

La ministra australiana de Medio Ambiente, Sussan Ley, ha anunciado que el gobierno aportará 50 millones de dólares australianos (31 millones de euros) para ayudar a la fauna salvaje dañada por el fuego. Las prioridades de esta partida serán los cuidados de los animales heridos, la protección de las especies amenazadas, el control de depredadores y parásitos que amenazan a las especies más vulnerables tras los incendios y la protección de las zonas que no se han quemado para crear “arcas” donde animales y plantas se puedan recuperar.

En plena crisis humanitaria por los fuegos, miles de voluntarios se han volcado para ayudar a los animales de su entorno. Dejan agua y alimento a su alcance o los transportan en sus coches hasta hospitales veterinarios. Algunos cuidan de koalas en sus casas o rescatan crías de canguro de las bolsas de las madres fallecidas.

“En Australia el 80% de la fauna es endémica, no se conocen en otro lugar animales como el koala, el oposum pigmeo de montaña o el petauro gigante, por lo que las consecuencias de su pérdida son dramáticas a escala global”, explica Diana Colomina, coordinadora de bosques en WWF España especificando que en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en Australia hay 17 que lo están por incendios forestales, y se concentran en Nueva Gales del Sur y Victoria, las zonas más afectadas por estos fuegos.