Necrológicas
  • José Raúl Altamirano
  • Juana Chávez Igor
  • Luis Eugenio Gómez Vargas
Hechos ocurrieron en julio de 2014

Juicio internacional busca a responsables por el derribo de avión en que murieron 298 personas

Por Agencias martes 10 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

El Boeing 777 de la compañía Malaysia Airlines fue alcanzado por un misil disparado por una lanzadera perteneciente, según los investigadores, al Ejército ruso.

El tribunal de máxima seguridad de Schiphol, en Amsterdam, dio comienzo este lunes al primer juicio celebrado hasta ahora por el derribo en julio de 2014 en el este de Ucrania del vuelo MH17 de Malaysia Airlines, un proceso contra tres rusos y un ucraniano por el “asesinato” de casi 300 personas.

Están acusados de asesinato y homicidio involuntario de los 298 pasajeros de ese vuelo, incluidos 196 holandeses, según el equipo conjunto de investigación internacional (Jit), que continúa buscando información para identificar a todas las personas involucradas en esa masacre, con un ojo puesto en el Kremlin.

Ninguno de ellos dio la última orden, ni apretó el botón que lanzó el misil, pero los cuatro pudieron presuntamente evitar la tragedia, y se les supone relacionados con el transporte del lanzamisiles Buk, que provenía de una unidad del Ejército ruso, para derribar el avión que salió de Amsterdam hacia Kuala Lampur el 17 de julio.

Según explicó a Efe la magistrada portavoz del caso, Yolande Wijnnobel, el primer día del juicio apenas entrará en el fondo del asunto y sólo hará “inventario”, es decir, saber si estarán o no los acusados, y en caso negativo, si enviarán un representante legal, y se escucharán las peticiones de la Fiscalía y de los familiares, como la solicitud de una indemnización.

Las cuatro personas objeto del juicio fueron identificadas por este mismo equipo el año pasado pero, salvo sorpresas, no se espera que ninguno de ellos se presente esta tarde en el tribunal, ya que ni la Constitución de Rusia ni la de Ucrania permiten extraditar a sus nacionales.

El primer identificado es el ruso Igor Girkin, conocido por el apodo de
“Srelkov, el Arquero”. Fue oficial de la seguridad rusa, combatiente en Chechenia y participó en la anexión de Crimea en marzo de 2014. Entre abril y julio de ese año, había estado liderando a los rebeldes en Slavjansk, en el este de Ucrania.

El 5 de julio, Girkin se trasladó a Donetsk, baluarte de los rebeldes prorrusos en Ucrania, como “ministro de Defensa” de los territorios ocupados por los separatistas, un rol que ocupaba también durante el derribo del MH17. Las conversaciones telefónicas interceptadas apuntan a que jugó un papel importante en el transporte del Buk.

También está Sergej Doebinski, un ex oficial de inteligencia rusa que creció en el este de Ucrania -entonces parte de la Unión Soviética-, y sirvió en Afganistán y Chechenia, antes de trasladarse a la región de Donetsk cuando se enteró de que Girkin, su antiguo compañero en Chechenia, participaba en el conflicto.

Pulatov es el tercer hombre de nacionalidad rusa procesado por la Justicia holandesa. Nació en Moscú y vive en
Ulyanovsk, según las autoridades ucranianas, y también participó en la lucha en Afganistán y Chechenia.

El cuarto sospechoso es ucraniano: Leonid
Charsjenko, alias “El Topo”, un hombre sin antecedentes militares pero con un largo historial delictivo.

Rusia se niega a extraditar a los acusados, y tampoco reconoce al tribunal de Schiphol, mientras mantiene vivas las tensiones en la zona este de Ucrania, a las que ni aquella tragedia de 2014 logró marcar un fin.