Necrológicas

La Onu advierte que los impactos del cambio climático se están incrementando

Por Agencias miércoles 11 de marzo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La última década ha sido la más cálida jamás registrada en el planeta.

En un momento en el que el debate público global está monopolizado por el nuevo coronavirus, la Onu y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) se han esforzado este martes por intentar que no se olvide otra gran amenaza que tampoco conoce fronteras: el calentamiento global. La OMM ha presentado el informe final sobre el estado del clima mundial en 2019, que confirma que los impactos y señales del cambio climático se están incrementando. “El calentamiento global se está acelerando”, ha concluido António Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (Onu), durante la presentación del informe en Nueva York. “2019 fue un año de récords”, ha añadido Petteri Taalas, máximo responsable de la OMM.

El pasado año, confirma el informe, fue el segundo con la temperatura media global más cálida desde que hay registros fiables, que arrancan en 1880. El problema es que 2019 no fue una excepción, sino la confirmación de que la crisis climática mundial se ha acelerado: los últimos cinco años han sido los más cálidos jamás registrados, lo mismo que ha ocurrido con la última década (2010-2019), que ha tenido la temperatura media más alta desde que existen esas mediciones fiables. Además, este proceso no se está frenando: este enero de 2020 ha sido el enero más cálido jamás registrado.

La OMM hace hincapié en la relación entre este incremento de la temperatura constante y el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero que genera el ser humano y que en un porcentaje alto acaban concentrándose en la atmósfera.

En 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París, se estableció un objetivo global para finales de siglo: que el incremento medio de la temperatura respecto a los niveles preindustriales se quede por debajo de los dos grados, y en la medida de lo posible por debajo de 1,5.

“Actualmente, estamos muy lejos de cumplir los objetivos de 1,5 grados o de los 2 grados que exige el Acuerdo de París”, ha advertido Guterres. De hecho, según el informe, la temperatura en 2019 fue 1,1 grados superior a la de la media del periodo comprendido entre 1850 y 1900, el que se emplea como referencia.

Guterres ha pedido a los países que aumenten la ambición y que, en la próxima Cumbre del Clima, que se celebrará en Glasgow (Reino Unido) en noviembre, se comprometan a reducir un 45% sus emisiones en 2030. Para 2050, si se quiere cumplir la meta de 1,5 grados, esas emisiones deben desaparecer.

Guterres ha explicado que, por el momento, 70 países se han comprometido a eliminar sus emisiones para 2050. Pero, según ha lamentado, esos Estados sólo representan un cuarto de todas las emisiones globales. Por ahora, ni EE.UU. ni China, los dos principales emisores mundiales, se han mostrado dispuestos a fijarse ese objetivo.

El informe de la OMM también se fija en los eventos meteorológicos extremos, como sequías o inundaciones.