Necrológicas

La policía británica halla 39 cadáveres en un camión

Por Agencias jueves 24 de octubre del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

Las autoridades británicas investigan el hallazgo de 39 cadáveres en el interior de un camión, unos 30 kilómetros al este de Londres, y centran el foco en las mafias que trafican con inmigrantes. Los primeros datos sugieren que la ruta del contenedor, abandonado a primera hora de la madrugada de este miércoles en un polígono industrial, tuvo su punto de origen en el puerto belga de Zeebrugge. El conductor, un norirlandés de 25 años, ha sido detenido bajo la acusación de asesinato. Ha sido el suceso más grave de estas características en el Reino Unido desde que 58 cadáveres de ciudadanos chinos fueron hallados en el puerto de Dover en 2000.

La policía de Essex ha recibido la llamada del Servicio de Ambulancias del Este de Inglaterra. Los cuerpos de 39 personas yacían sin vida en el remolque de un camión abandonado en el polígono industrial de Waterglade, en la localidad de Grays (en el condado de Essex). Todos ellos eran adultos excepto un adolescente. El área ha sido acordonada de inmediato y el tráfico se ha desviado.

Poco después, las autoridades han informado de la detención del conductor, bajo la acusación de asesinato. Su nombre, según los medios británicos, es Mo Robinson. Tiene 25 años y es originario de Portadown, Irlanda del Norte.

“Debemos dejar su espacio a la policía de Essex para que conduzca su investigación, pero todos los miembros de inmigración del Ministerio del Interior colaborarán en el esclarecimiento de este terrible suceso”, ha dicho la ministra Priti Patel en una comparecencia extraordinaria en la Cámara de los Comunes.

“Ruta irlandesa”

En los primeros estadios de la investigación se apuntó a que el vehículo habría entrado en la isla a través del puerto galés de Holyhead, principal punto de intercambio con Irlanda. La hipótesis desató la alerta de que las mafias estuvieran usando una “ruta irlandesa” alternativa, después de que en los últimos meses se intensificaran los controles en el canal de la Mancha, que concentra el grueso del tráfico entre el Reino Unido y el continente europeo.

Sin embargo, horas después, un nuevo comunicado público explicaba que el contenedor (la parte remolcada del camión) habría salido del puerto belga de Zeebrugge y llegado en ferri a la localidad inglesa de Purfleet. Fue estacionado en el muelle de mercancías de Thurrock, en esa misma zona. El camión (la parte de cabina y motor de todo el vehículo, sin el remolque) habría partido de Irlanda del Norte. Camión y remolque salieron hacia la zona de Grays a primeras horas de la madrugada. Apenas media hora después se localizaban los 39 cadáveres.

El vehículo tenía matrícula búlgara, pero las autoridades de ese país han descartado que hubiera partido de allí. Señalaron además, según la agencia Reuters, que el registro se realizó a nombre de una empresa propiedad de una ciudadana irlandesa.

Tráfico de personas

La Agencia Nacional del Crimen del Reino Unido, entre cuyos cometidos está la investigación del tráfico de personas, ha asegurado que se centra en averiguar la participación de organizaciones criminales en esta tragedia.

“Me siento conmocionado por este suceso. El Ministerio del Interior me está informando puntualmente y colabora de manera estrecha con la policía de Essex para averiguar qué ha ocurrido exactamente”, ha escrito el Primer Ministro, Boris Johnson, en su cuenta de la red social Twitter.

Según ha contado a la prensa local el consejero delegado de la Sociedad de Camiones de Carretera (Road Haulage Association), Richard Burnett, el vehículo era un camión frigorífico y añadió que el suceso revela el “peligro” de las mafias de inmigración, según informa Efe.

Las condiciones en las que se encontraron esas personas fueron “absolutamente horrendas”, según el responsable de la Sociedad de Camiones de Carretera. Las cámaras frigoríficas “son oscuras e increíblemente frías y las temperaturas llegan a alcanzar allí los 25 grados bajo cero si transportan productos congelados”, lo que provoca que los humanos “pierdan la vida bastante rápido”, puntualizó.

Inmigrantes
irregulares

El Servicio de Inmigración del Reino Unido admitió el pasado abril, en respuesta a un requerimiento de información pública, que durante 2018 la policía detectó la presencia de 1.052 inmigrantes irregulares en los puertos de entrada, y de más de 7.500 que ya habían logrado entrar en el país.

En el verano de 2015, cuando entraban en Europa decenas de miles de refugiados, la policía austriaca halló los cadáveres de 71 personas de Siria, Irak y Afganistán en un camión abandonado junto a una autopista. Entre ellos había ocho mujeres y cuatro niños. En junio de este año, un tribunal húngaro condenó a cuatro traficantes a cadena perpetua como responsables de esas muertes.