Necrológicas
  • Juan Angel Ivanovic Lokvicic

La policía cree que el atentado de Rusia con 14 muertos lo perpetró un suicida de Kirguizistán

Por Agencias miércoles 5 de abril del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
83
Visitas

Un ciudadano de la Federación Rusa, oriundo del valle de Ferganá (una zona muy poblada y fértil en Asia Central), ha sido declarado el principal sospechoso del acto terrorista que costó la vida de 14 personas en el metro de San Petersburgo el lunes.
Según el Comité de Investigación de Rusia, la entidad coordinadora de las pesquisas, el sospechoso, que se suicidó en el atentado, era Akbarzhón Dzhalílov, nacido en 1995 en Kirguizistán. Fuentes de la investigación citadas por la prensa rusa apuntan a una reciente radacialización islamista del sospechoso.
El sospechoso era un uzbeco étnico que nunca tuvo la ciudadanía de Kirguizistán, porque a los 16 años recibió el pasaporte ruso, según un comunicado del Ministerio de Exteriores kirguizo.
La agencia Interfax citaba ayer una fuente conocedora de la situación, según la cual Dzhalílov habría sido reclutado por emisarios de organizaciones islámicas después de pasar un mes en Kirguizistán a principios de 2017. Al volver de su viaje, según la agencia, se mostraba silencioso y cerrado y tuvo problemas con la policía por no pagar multas de tráfico. Dzhalílov no terminó su educación secundaria en Kirguizistán y su actividad en las redes sociales apuntaba a un interés por interpretaciones ultraconvervadoras del Islam.
En San Petersburgo estaban hospitalizadas el martes 50 personas víctimas del accidente, de las cuales 10 estaban graves, según dijo el presidente del comité de sanidad municipal Valeri Kolabutin. Entre los diez cadáveres identificados está el ciudadano de Kazajistán Maksim Aríshev, de 20 años. Para identificar a los otros se requerirán muestras genéticas.
El Jefe del Gobierno, Dmitri Medvédev, dijo que el atentado no se había preparado “en solitario” y que los órganos de orden público hacen todo lo posible por encontrar y castigar a todos los implicados. El Primer Ministro prometió ocuparse de los “degenerados” que se dedican al “lavado de cerebro” e incitan a otros al terrorismo. Afirmó, según la agencia Tass, que hay que “llevar hasta el final” la lucha contra el terrorismo”. Por su parte, Dmitri Peskov, el jefe de prensa de Vladímir Putin, admitió que el atentado suponía un desafío al Presidente.
El valle de Ferganá, escenario de enfrentamientos étnicos en diferentes ocasiones, quedó repartido entre tres países al desintegrarse la URSS, el este de Uzbekistán, el sur de Kirguizistán y el norte de Tayikistán.
En Osh reside una numerosa comunidad uzbeka que en 2010 fue víctima de violentos pogromos protagonizados por kirguizos procedentes de zonas montañosas rurales. En la Federación Rusa hay una cuantiosa diáspora procedente del valle de Ferganá.
Según el Comité de Investigación, las huellas de Dzhalílov fueron identificadas en una bolsa abandonada en la estación de metro Plóshad Vosstania, en la que fue descubierta una carga explosiva.
Los análisis genéticos y las grabaciones de las cámaras de vigilancia del metro dan base para suponer que la persona que cometió el atentado en el vagón (entre la estación de metro Sennáia Plóshad y Tejnologícheski Institut) fue la misma que dejó la bolsa en la estación Plóshad Vosstnia, señala el comunicado.
Agencias