Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

La violencia no da tregua en México: el primer semestre de 2018 rompe otro récord sangriento

Por Agencias lunes 23 de julio del 2018

Compartir esta noticia
169
Visitas

Pese a que los asesinatos cayeron un 7% en junio, la cifra acumulada de los seis primeros meses supera la cima alcanzada el mismo periodo del año pasado.

La violencia no afloja en México. Pese a una caída mensual de los asesinatos -74 al día-, la cifra acumulada durante el semestre vuelve a marcar una nueva cima sangrienta en el país. Además, feminicidios, robos, secuestros y extorsiones repuntan durante este mes.

Coincidiendo con el mes final de la campaña electoral –que dejó un rastro de 46 candidatos asesinados– la tendencia al alza en los asesinatos ha remitido levemente. Los 2.668 asesinatos dolosos registrados en junio suponen una caída del 7% con respecto a mayo, el mes que batió todos los récords rojos desde que se tienen datos oficiales a nivel federal. El espejismo de tregua se esfuma sin embargo al atender al registro acumulado de lo que va de año: 15.973, un 18% mayor que el récord del año pasado.

México cerró 2017 como el año más violento de su historia reciente –los registros federales homologados arrancaron en 1997–, superando el techo de asesinatos marcado en 2011, el epicentro de la llamada guerra contra el narco impulsada por el entonces Presidente Felipe Calderón. De continuar la tendencia proyectada hasta ahora durante los últimos seis meses de este año, 2018 marcaría un nuevo hito violento en el país.

Los registros también empeoran de acuerdo a la tasa de asesinatos por cada 10.000 habitantes, marcando un incremento durante los últimos tres años. Este primer semestre alcanzó los 11, mientras que en el primer semestre de 2015 la tasa de homicidios dolosos fue de 6.3; el mismo periodo de 2016 la de 7.4 casos; y para 2017 la tasa alcanzó los 9.6 casos. Los Estados más afectados según el número de homicidios dolosos mensuales por cada 100.000 habitantes son Colima con 40, Baja California con 35, Guerrero con 31 y Chihuahua con 22.

En desglose de las diferentes categorías de delitos resalta además un crecimiento intermensual en todas los apartados que integran los registros de violencia. Los feminicidios se dispararon un 24% hasta los 72. Los secuestros (94), un 10%. Las extorsiones llegaron a las 549 con un envión del 13%, por un 14% de los robos hasta la cifra de 549.

Una nueva
lógica de violencia

Descabezados los grandes carteles, la atomización de los grupos del crimen organizado ha provocado una nueva lógica violenta, protagonizada por pequeñas células autónomas que han extendido además sus redes otro tipo de delitos: extorsión, robo, trata. El supuesto oasis que durante años representó Ciudad de México frente al crimen organizado ha terminado por evaporarse con acciones inéditas como el operativo militar del verano pasado en el sur de la capital para liquidar a un capo mediano.

Focos turísticos
en la mira

La violencia se ha ensañado también en los focos turísticos del país. Baja California Sur, la perla del Pacífico, ha registrado en los últimos cinco años una crecida de asesinatos de más del 400%: pasando de 35 homicidios en 2012 a 560 en 2017. Otra joya paradisíaca, Cancún, ha pasado de 86 homicidios en 2016 a 220 en 2017, casi el triple.

El País