Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Las frases más recordadas de Castro

Por La Prensa Austral domingo 27 de noviembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
128
Visitas

Capaz de pronunciar discursos ininterrumpidos durante horas y horas, Fidel Castro dejó con su prolífica oratoria frases para la historia que marcaron el imaginario de los cubanos y crearon toda una escuela de retórica revolucionaria.

Algunos de sus biógrafos calculan que pronunció más de 2.500, la mayoría de pie y de cinco horas de duración o más. En 1959 batió el récord de nueve horas seguidas hablando.

Estas son alguna de sus frases más recordadas:

– “Patria o muerte, venceremos”. Esta es sin duda la consigna más recordada de Fidel Castro. Así concluía cada una de sus intervenciones, un remedo del grito “Independencia o muerte”, utilizado contra el Ejército español durante la guerra de Independencia de Cuba.

– “Condénenme, no me importa, la historia me absolverá”. Pronunciada en 1953, durante el juicio por el frustrado asalto que encabezó contra el cuartel Moncada.

– “La propaganda no puede ser abandonada ni un minuto, porque es el alma de nuestra lucha”. Castro afirmó esto en 1953, durante su reclusión tras el fallido asalto al cuartel Moncada.

– “Sin dar un solo paso atrás, ni para coger impulso”. Frase pronunciada en múltiples ocasiones, la primera vez probablemente en su discurso en la Plaza Cívica en mayo de 1961.

– “Esta es la Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes”. En 1961, en vísperas de la invasión de Bahía de Cochinos, Castro proclamó así el carácter socialista de la revolución. “Y por esta Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida”, añadió.

– “Dentro de la revolución todo, contra la revolución nada”. Esta es una de sus frases más polémicas, que le valió críticas y sentó las bases de su particular política cultural. “¿Cuáles son los derechos de escritores y artistas, revolucionarios o no revolucionarios? Dentro de la revolución, todos; contra la revolución, ningún derecho”, advirtió en junio de 1961.

– “En una fortaleza sitiada, toda disidencia es traición”. Con esa frase de San Ignacio de Loyola justificó en varias ocasiones la represión a opositores y críticos.

– “El imperio”. Así se refería a su peor enemigo, Estados Unidos, país al que dedicó muchos de sus discursos.

– “Fue estudiando el capitalismo que me volví comunista”. En el libro Guerrillero del tiempo, conversaciones con el líder histórico de la Revolución cubana, de Katiuska Blanco.

– “Ellos (EE.UU.) internacionalizaron el bloqueo, nosotros internacionalizamos la guerrilla”. Eso decía para justificar la ayuda prestada por Cuba a las guerrillas latinoamericanas.

– “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado”. En el año 2000, en una de sus tradicionales alocuciones en la Plaza de la Revolución por el Día de los Trabajadores, sintetizó su concepto de “revolución” en un párrafo reproducido luego en mensajes televisivos y afiches colocados en las paredes de muchas entidades públicas por todo el país.