Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic
Ex Mandatario brasileño regresa al gobierno

Lula será el jefe de Gabinete de Rousseff y se blinda ante las acusaciones por escándalo de corrupción

Por Agencias jueves 17 de marzo del 2016

Compartir esta noticia
64
Visitas

Lo que partió siendo una posibilidad remota, con el correr de los días se fue consolidando, hasta convertirse en inevitable. Después de intensas conversaciones el martes en la noche y ayer en la mañana con la Presidenta Dilma Rousseff , su padrino político, el ex Mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aceptó convertirse en jefe de Gabinete, una polémica jugada que le garantizaría inmunidad ante las investigaciones judiciales por el escándalo de corrupción en Petrobras, y le permitiría articular la defensa política de la jaqueada Jefa de Estado frente a un inminente proceso de impeachment en el Congreso.

Bajo sospecha de haberse beneficiado del multimillonario esquema de sobornos del “petrolão”, con el cargo ministerial ahora el ex Presidente (2003-2010) sólo podría ser detenido con autorización del Supremo Tribunal Federal (STF) y no por orden del juez federal Sergio Moro, quien es quien desde Curitiba lleva todo el caso de la red de coimas y desvíos que imperaron en la petrolera estatal. Según fuentes del Palacio del Planalto, el desembarco de Lula en el gabinete de Rousseff -donde reemplazaría a Jaques Wagner- vendría acompañado de cambios en las políticas económicas del gobierno, que desde el año pasado han sumido al gigante sudamericano en una profunda recesión, con crecientes niveles de desempleo e inflación.

Oposición en llamas

La oposición ya criticó ayer la entrada de Lula en el gobierno, en lo que consideró una estrategia para evitar que su padrino político sea juzgado y calificó de “ataque al Estado democrático de Derecho”. Marina Silva, dos veces candidata a las elecciones de Brasil, afirmó que el nombramiento supone un “cambio de sistema político sin pasar por la Constitución”. La líder ecologista consideró que el nuevo cargo de Lula da Silva “crea en la práctica un primer ministro en un sistema presidencialista” y advirtió que “puede llevar al descrédito de las instituciones”.

En las redes sociales, muchas personas están criticando y compartiendo una oración que supuestamente pronunció Lula da Silva en 1988: “En Brasil es así, cuando un pobre roba, va a la prisión, pero cuando un rico roba, lo nombran ministro”.

Defensa de Dilma

Ajena a todos los cuestionamientos, la Presidenta Dilma Rousseff defendió el nombramiento de Lula, indicando que “la llegada del Presidente Lula es muy relevante, por su experiencia inequívoca, su conocimiento del país y su compromiso (…) contamos con seis años de trabajo diario. Estoy muy contenta con su llegada. Mi relación con él es una relación sólida, una relación de la que construye un proyecto.