Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Madre de Osama Bin Laden: “Era un buen chico hasta que le lavaron el cerebro”

Por Agencias sábado 4 de agosto del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
227
Visitas

Casi 17 años después de que su hijo orquestase el mayor ataque terrorista de la historia de Estados Unidos, Alia Ghanem, la madre de Osama Bin Laden, concedió una entrevista al diario The Guardian para explicar cómo era su hijo antes de la radicalización que terminó convirtiéndole en el hombre más buscado del planeta: “(Osama) era un buen chico, me quería mucho”, justifica ella. consignó el diario El Mundo.

Instalados en su mansión en la ciudad de Jeddah, Arabia Saudita, que ha servido como hogar para varias generaciones de los Bin Laden, una de los clanes más pudientes del país, la madre del ex líder de Al Qaeda concedió una entrevista al diario británico acompañada de sus otros dos hijos, Ahmad y Hassan, y su segundo marido, Mohammed al-Attas.

Alia recuerda a su hijo como un chico tímido pero bastante inteligente que llegó a convertirse en un hombre fuerte, decidido y piadoso mientras estudiaba Ciencias Económicas en la Universidad Rey Abdulaziz de Jeddah, el mismo sitio donde tuvieron lugar los primeros pasos de su radicalización. “La gente que conoció allí le cambió, se convirtió en un hombre diferente”, justifica Ghanem durante la entrevista. Uno de esos hombres fue Abdulllah Azzam, miembro de la Hermandad Musulmana que más tarde tuvo que exiliarse de Arabia Saudita y que terminó convirtiéndose en el consejero espiritual de Osama.

“Era un muy buen chico hasta que conoció a unas personas que le lavaron el cerebro. Puedes llamarlo un culto, tenían dinero para la causa. Siempre le dije que se abstuviese de juntarse con ellos, pero me quería tanto que nunca llegó a admitirme lo que estaba haciendo”. De hecho, según explica durante su charla con The Guardian, Osama llegó a ser un hombre respetado incluso por su propio país cuando decidió viajar a Afganistán a principios de los 80 para luchar contra la ocupación rusa.

“Cuando oímos lo de Nueva York me quedé impactada, fue una sensación muy extraña. Sabíamos desde el principio que había sido él, desde las primeras 48 horas. Desde el más joven hasta el más anciano todos nos sentimos avergonzados de su conducta, sabíamos que tendríamos que afrontar terribles consecuencias por sus actos, y toda nuestra familia tuvo que regresar a Arabia Saudí desde Siria, Líbano, Egipto y Europa”.