Necrológicas
  • Vania Vodanovic Pistelli
  • María Teresa Cheuquepil Millaquén
  • María Patricia Vargas Fuentes
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • Edith Cari Andrade
  • María Almonacid Miranda

Más de 300 sacerdotes son acusados de abuso sexual en Pennsylvania

Por Agencias miércoles 15 de agosto del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
144
Visitas

Un terremoto eclesiástico sacude a Pensilvania. La Corte Suprema del estado publicó este martes un informe del gran jurado en el figuran más de 300 sacerdotes “que abusaron sistemáticamente” de niñas y niños durante las últimas siete décadas. Esta es una de las investigaciones más exhaustivas sobre abuso sexual clerical en Estados Unidos junto con la del escándalo de pedofilia en Boston (historia que inspiró la película “Spotlight”).

El fiscal general del Estado, Josh Shapiro, entregó los detalles del documento donde se concluye que los líderes religiosos conocedores de la sórdida situación decidieron proteger a la iglesia y a los abusadores antes que a las víctimas: “Lo principal no era ayudar a los niños, sino evitar el escándalo”, dijo Shapiro en una rueda de prensa.

El informe de casi 1.400 páginas describe el comportamiento de los sacerdotes de seis de las ocho Diócesis de Pensilvania, entre las que se encuentran Harrisburg, Pittsburgh, Allentown, Scranton, Erie y Greensburg. La investigación acusa a los líderes de la Iglesia Católica de desalentar a las víctimas de denunciar los crímenes, que abarcan más de 60 años.

“Varios administradores diocesanos, incluidos los obispos, a menudo disuadieron a las víctimas de denunciar abusos a la policía, presionaron a las fuerzas del orden público para que cancelaran o evitaran una investigación o llevaron a cabo su propia investigación deficiente y sesgada sin informar los crímenes contra los niños a las autoridades correspondientes”, reza el documento.

Entre los detalles que dio a conocer el fiscal Shapiro aparecen las cruces de oro que le daban a los niños abusados para distinguirlos de los otros y el caso de una niña que quedó embarazada. Shapiro leyó una nota donde un sacerdote mostraba su empatía y compasión por la situación que estaba viviendo. Estaba dirigida al violador, no a la víctima.

El jurado explica en el documento que la mayor parte de las víctimas eran adolescentes y preadolescentes. “Algunos fueron manipulados con alcohol o pornografía. A algunos les hicieron masturbar a sus agresores, o fueron manoseados por ellos. Algunos fueron violados oralmente, algunos vaginalmente, algunos analmente”, denuncia el texto.

La publicación sale a la luz semanas después de que Theodore McCarrick, un ex arzobispo de Washington, renunciara como cardenal el mes pasado después de que resurgieran acusaciones que indicaban que abusó de un niño de 16 años hace décadas.