Necrológicas

México: “Comandante Emilio” es condenado a 60 años de cárcel

Por La Prensa Austral sábado 15 de junio del 2019

Compartir esta noticia
140
Visitas

El ex frentista Raúl Escobar Poblete, también conocido como “Comandante Emilio”, fue condenado a una pena de 60 años de presidio por secuestro agravado en México.

Según confirmó el Tribunal Colegiado de Enjuiciamiento en los Juzgados de Oralidad Penal de Valle de Santiago en México, Escobar deberá pagar una multa de 470 mil pesos mexicanos por daño material y moral.

Según relató la Fiscalía en un comunicado, “fue el 13 de marzo de 2017, que el ‘Comandante Emilio’ secuestró a una víctima de nacionalidad franco americana en la ciudad de San Miguel de Allende, a quien mantuvo cautivo durante varios días y exigió una fuerte cantidad de dinero a sus familiares a cambio de su liberación”.

“En la audiencia final, el tribunal del juicio oral falló a favor de esta representación social y el Juzgador dictó una sentencia condenatoria de 60 años de prisión (…) por la comisión de los hechos que la ley señala como delito de secuestro agravado, por lo que permanecerá recluido purgando su condena sin ningún beneficio de ley”, precisaron.

Escobar se encuentra actualmente en medio de un proceso de extradición a Chile, la que ya fue concedida por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México en noviembre pasado.

El ex frentista está acusado de ser el autor material del homicidio del senador Jaime Guzmán y está detenido en el país norteamericano desde junio del año pasado, donde ha manifestado que no participó en dicho crimen y que se enteró “por la prensa”.

Amplio prontuario

El “Comandante Emilio” fue partícipe en las muertes del coronel de Carabineros Luis Fontaine y del sargento de Ejército Víctor Valenzuela Montecinos, en 1990.

En 1991 participó en el atentado contra dependencias de la embajada de Estados Unidos con un cohete Law; dispara contra el senador Jaime Guzmán junto a Ricardo Palma Salamanca; y participa en el secuestro de Cristián Edwards.

En 1996 forma parte del equipo que rescata en helicóptero a cuatro frentistas desde la Cárcel de Alta Seguridad.

En el año 2002 aparecen sus huellas en la casa donde estuvo secuestrado el empresario Washington Olivetto, en Brasil, donde es detenido otro frentista, Mauricio Hernández Norambuena. Cuentan que lo intentaron atrapar, pero en la frontera con Uruguay se le pierde el rastro.