Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez

Michael Phelps pierde carrera contra tiburón blanco y otros decepcionantes duelos entre el humano y los animales

Por La Prensa Austral martes 25 de julio del 2017

Compartir esta noticia
179
Visitas

El fenómeno de la natación Michael Phelps, encontró a un nadador más fuerte que él, aunque sólo haya sido por dos segundos. El atleta olímpico más condecorado del mundo, poseedor de 28 medallas, perdió su anunciado duelo con un tiburón blanco en un documental emitido el domingo por el canal de televisión Discovery Channel. Phelps, de 32 años, confesó que este reto era uno “los más difíciles” de su carrera, debido a las bajas temperaturas del agua y las altas expectativas que había generado. “¿La revancha? La próxima vez… en aguas más calientes”, tuiteó el nadador tras su honrosa derrota.

El sueño del plusmarquista mundial de los 100 y 200 metros mariposa y los 400 metros estilos, que dejó de competir al terminar los Juegos Olímpicos de 2016 en Río, era nadar con tiburones y se ha hecho realidad gracias a Discovery Channel, que le propuso participar en dos producciones para su especial “Shark Week” o “Semana del Tiburón”, una popular cita anual que la cadena organiza desde 1988 y que este año se programó entre el 23 y 30 de julio. “Tener la oportunidad de meterme en el agua con tiburones es algo que siempre he querido. Es un sueño hecho realidad”, contó Phelps en una entrevista telefónica con medios internacionales, entre ellos El País de España.

En el primero de los programas, “Escuela de tiburones” emitido este domingo, Phelps viajaba a Bahamas para aprender cómo nadar entre escualos y el duelo en sí llegó con Tiburón vs Phelps, en el que “nadador más laureado de la historia” se batía en una carrera de 100 metros “contra el asesino más mortífero de los océanos”, según lo promocionaba la cadena.

El resultado fue que el nadador tardó 38,1 segundos en recorrer los 100 metros y el tiburón blanco, 36,1. Pero Phelps también retó a otros escualos como el tiburón de los arrecifes o el tiburón martillo. Consiguió vencer al primero, pero también perdió contra el segundo.

Lo decepcionante fue que el atleta no nadó en realidad junto a los tiburones. Equipado con un monofín con una aleta para aumentar su velocidad y bajo la supervisión de expertos y buceadores, Phelps nadó la misma distancia que un tiburón filmado antes. Gracias a los efectos especiales, en la pantalla se veía a uno al lado del otro, separados por una línea de boyas como en una piscina olímpica, de modo que ambos sólo se enfrentaron de forma virtual.

Phelps ya lo había advertido antes de la emisión del programa: “No estábamos en el agua al mismo tiempo, esta es la pregunta que todo el mundo me hace. Yo estaba a salvo, esa era mi prioridad número uno”. “Fuimos a Ciudad del Cabo y nos metimos en aguas abiertas. Pero me sentía totalmente a salvo y tranquilo, tenía como 15 buceadores debajo de mí”, detalló a El País para remarcar las medidas de seguridad con las que llevó a cabo su incursión en las frías aguas sudafricanas.

“Montamos un carril de natación y con la información que habían recabado, tratamos de ver cómo de rápido nadarían ellos si fueran en línea recta. En algunos momentos un gran tiburón blanco podría alcanzar las 25 millas por hora (unos 40 kilómetros por hora) y un tiburón martillo, 12 ó 14 (entre 19 y 22 kilómetros por hora)”. Phelps nada a casi 10 kilómetros por hora.

Para su reto era, en realidad, nadar en aguas abiertas, algo a lo que no está acostumbrado. “12 grados centígrados es muy diferente de 26. Y yo no soy alguien al que le guste el agua fría”, confesó el nadador, para destacar las diferencias de nadar en una piscina o en el mar. En cualquier caso, no contaba con ganar porque “ellos juegan en casa”. “Yo sólo quería meterme y tener la mejor oportunidad de ver qué tan rápido podía nadar y compararlo con la velocidad de algunos de los animales que hay en el océano”, indicó.

Otros casos

Esta no fue la primera vez que un hombre se reta frente a un animal, que por lo general suelen ser más rápidos que los seres humanos.

Sea por publicidad, dinero o simplemente para llamar la atención, lo que se suele hacer es inflar lo que en verdad son capaces los humanos en busca del espectáculo.

El problema es que el resultado nunca ha ido acorde a lo esperado, según esta recopilación que realizó BBC Mundo.

Bryan Habana vs guepardo

Uno de los jugadores más rápidos de rugby decidió enfrentarse al animal terrestre más rápido del planeta en un acto promocional en beneficio de un grupo conservacionista en 2007.

Pero el sudafricano Bryan Habana no es Usain Bolt y su mejor tiempo de 10,4 segundos en los 100 metros planos está lejos de los 9,58 segundos del rayo jamaiquino.

El chita o guepardo fue motivado por una pierna de cordero que tuvo que perseguir durante la prueba, mientras que Habana salió antes y le permitieron una considerable distancia de ventaja.

La diferencia sobre la línea no fue mucha, pero cuando el humano sintió su orgullo herido y pidió la revancha fue derrotado contundentemente.

Filippo Magnini vs delfines

El ex campeón mundial de 100 metros estilo libre compitió contra dos delfines en una piscina cerca de Roma en 2011.

Dada la clara ventaja natural de los delfines, el nadador italiano tenía que recorrer la distancia de una piscina y media, mientras que los cetáceos tenían que hacer dos piscinas y media.

Ni así pudo el hombre ganar, ya que Superpippo, como se lo conocía, fue superado claramente por sus amigables rivales.

Jesse Owens vs caballos

El legendario velocista estadounidense fue la gran figura de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 al convertirse en el hombre más rápido del mundo ante el rostro desencajado de Adolf Hitler, pero ni así pudo evitar los problemas financieros que sufrió después en su país.

Necesitado de dinero, Owens aceptó competir contra caballos de carrera en eventos que atrajeron a una gran cantidad de público.

Se cree que Owen hacía que el pistoletazo de salida lo dieran cerca del caballo para dejarlo aturdido y aprovechar que él salía con mucha distancia de ventaja, una estrategia que le sirvió la mayoría de las veces para ganar, pero no siempre.

Dennis Northcutt vs avestruz

El jugador de fútbol americano superó claramente a un avestruz llamado Thelma en 2009 para un programa de televisión que se basaba en la ciencia en el deporte.

Pero en la “carrera” ambos estuvieron separados por una valla y fue evidente que el animal no dio lo mejor sí.

En la revancha, corriendo por el mismo carril, Dennis fue superado claramente y sólo pudo ver el polvo que dejaba el avestruz.