Necrológicas
  • José Onofre Díaz Vivar
  • María Sonia Mansilla Macías
  • Carmen Rosa Arancibia
  • Ximena del Rosario Cárcamo Maldonado

Militares apoyan a Maduro y acusan un “golpe de Estado”

Por Agencias viernes 25 de enero del 2019

Compartir esta noticia
205
Visitas

Vladimir Padrino López, ministro de Defensa de Venezuela, ha cerrado filas este jueves con Nicolás Maduro después que el jefe de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, se declarara el miércoles Presidente interino de ese país. “Quienes propician esta figura de un gobierno de facto, paralelo, son muy peligrosos. Nosotros los hombres y mujeres de uniforme, seriamos indignos de portar nuestro uniforme si no defendiéramos nuestra Constitución y la soberanía”, dijo en una comparecencia televisada y rodeado del alto mando militar.

Padrino denunció que la oposición y Estados Unidos habían emprendido un plan para deponer al sucesor de Hugo Chávez. “Desde hace tiempo se viene fraguando un vulgar golpe de Estado (…), y ese plan llegó ayer a niveles de altísima peligrosidad».

Su mensaje llega un día después de que Maduro pidiera la lealtad de los oficiales en el conocido Balcón del Pueblo del Palacio de Miraflores. Lo acompañaba su esposa Cilia Flores; su número dos, Diosdado Cabello; la Vicepresidenta Delcy Rodríguez, y otros funcionarios, pero nadie de la cúpula de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb). Los altos cargos militares sólo habían expresado por separado y en redes sociales su respaldo al Mandatario.

Padrino advirtió que la proclamación de Guaidó reviste “alta peligrosidad” y apeló al diálogo para solventar el conflicto político. “Es sumamente peligroso lo que ocurrió el 23 de enero (…). Vvimos un evento reprochable: un señor autoproclamándose presidente, eso es un asunto gravísimo”, afirmó. Según el ministro de Defensa, la oposición ha violado la Constitución del país. “Estamos aquí para evitar una guerra entre venezolanos… La sustentabilidad jurídica utilizada para juramentar un gobierno de facto no tiene destino feliz”, agregó.

Un comunicado de la Fanb indica que existe una “reedición» del golpe de Estado contra Chávez, en abril de 2002. “El gobierno norteamericano junto a otros de la región y algunos funcionarios de organismos multilaterales, están desarrollando el ampliamente conocido guion de derrocar a aquellos proyectos progresistas que les resultan incómodos a sus ambiciones imperialistas”, reza el documento.

El alto mando militar está conformado por leales al chavismo. Muchos están sancionados por Estados Unidos y gobiernos extranjeros, acusados de violar los derechos humanos y corrupción. De ahí que sus posibilidades de desertar son impensables. El lunes, un grupo de 27 militares en Cotiza, al oeste de Caracas, se insubordinó contra el gobierno de Maduro. Ninguno pertenecía a la cúpula, todos están arrestados. Su rebelión fue condenada por sus superiores que juraron que pagarían con “todo el peso de la ley”.

Con estos sublevados suman casi un centenar de detenidos por desafiar a Maduro. Los militares venezolanos que se han alzado contra el líder socialista han pagado un alto precio. Hace unos días, un informe de la ONG Human Rights Watch denunció que agentes de inteligencia sometieron a varios de los detenidos a abusos físicos y psicológicos.