Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Mortalidad infantil aumenta en franja de Gaza tras el bloqueo

Por Agencias miércoles 12 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
62
Visitas

Si la mortalidad infantil es uno de los principales indicadores de la salud de una población, la situación sanitaria en Gaza parece haber retrocedido por primera vez en medio siglo. La UNRWA, la agencia de Naciones Unidas responsable de los refugiados palestinos, ha constatado que en 2013 murieron 22,4 bebés por cada mil nacimientos en la Franja antes de cumplir un año, frente a los 20,2 de 2008.

Las cifras de la Onu reflejan un mayor deterioro sanitario respecto a la mortalidad neonatal, de niños menores de cuatro semanas, que aumentaron un 60%, al pasar del 12% a 20,3% en el mismo periodo.

Israel impuso un bloqueo a Gaza hace ocho años por motivos de seguridad después de que el movimiento islamista Hamas tomara el poder en el enclave. Egipto también ha impuesto un estricto control sobre el movimiento de bienes y personas en su frontera.

El director del programa sanitario de la UNRWA, Akihiro Seita, considera en un comunicado difundido por la agencia que “los avances en términos de mortalidad infantil no suele experimentar retrocesos”. En 1960, cuando la Onu recabó sus primeros informes sanitarios en la Franja, la tasa de bebés fallecidos antes de cumplir el año por cada mil nacimientos se situaba en 127 casos.

“Un aumento como el que se ha registrado en Gaza no tiene precedentes”, sostiene Seita, “y sólo pueden encontrarse otros ejemplos similares en los países africanos que han sufrido epidemias de Sida”. La agencia de Naciones Unidas revisó los datos con fuentes independientes para detectar posibles errores y ha encargado un nuevo estudio este año para confirmar los resultados.

El responsable sanitario argumenta que, aunque es difícil determinar las causas de la mayor mortandad de bebés, la Onu ha expresado su preocupación por “el impacto a largo plazo del bloqueo sobre los centros sanitarios y el suministro de medicamentos y material médico”.

Los datos publicados por Naciones Unidas no incluyen las muertes registradas en 2014. En el conflicto armado del pasado verano en Gaza perdieron la vida más de 2.200 palestinos, de los que cerca una cuarta parte eran menores de edad, frente a los 73 israelíes muertos, entre ellos un niño.

Un año después, la mayoría de los pacientes tratados por organizaciones humanitarias como Médicos sin Fronteras son niños y miles de ellos necesitan aún atención psicológica tras el impacto de la guerra en el enclave costero palestino, donde un 45% de la población (1,8 millones en total) tiene menos de 14 años y ha sufrido tres conflictos armados en los últimos seis años.

Por otro lado, la Onu teme que el recorte de las donaciones internacionales ponga en peligro la reanudación del curso escolar a finales de este mes en Gaza, donde unos 225.000 alumnos reciben educación en las escuelas de la UNRWA. La agencia de la Onu para la infancia, Unicef, ya advirtió el año pasado de incremento de la tasa de fracaso escolar en el enclave, donde muchos estudiantes sufren aún las consecuencias de la guerra, que destruyó 18.000 viviendas y dejó a más de 140.000 personas sin hogar.

Agencias