Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva
Firmó término de conflicto por el canal Beagle

Muere ex canciller argentino Dante Caputo, clave en el acuerdo de paz entre Chile y Argentina

Por Agencias jueves 21 de junio del 2018

Compartir esta noticia
176
Visitas

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín, jugó un rol fundamental para restablecer la paz en esta zona del continente, que estuvo a minutos de entrar en guerra en 1978, y que defendió en diversos espacios, incluido en un histórico debate televisivo.

Este año se cumplen cuarenta años del conflicto por el canal Beagle, en la que Chile y Argentina estuvieron a punto de ir a la guerra, para dirimir la soberanía de las islas Picton, Nueva y Lennox. Una mediación del Papa Juan Pablo II evitó el inicio del fuego, que estuvo a minutos de producirse. Sin embargo, el trabajo posterior hasta llegar a la firma del acuerdo de paz entre ambos países, se prolongó por años.

Y un rol fundamental en este proceso, lo cumplió el entonces canciller del gobierno de Raúl Alfonsín, Dante Caputo, quien falleció ayer a los 74 años. Según consignó el diario Clarín, este “ex diputado, licenciado en ciencias políticas y doctor en Sociología, desde la Cancillería fue decisivo en el histórico acuerdo por el canal de Beagle que evitó un conflicto con Chile y que se dirimió tras la Firma del Tratado de Paz y Amistad entre Argentina y Chile”.

Caputo se licenció en Ciencias Políticas en la Universidad del Salvador de Buenos Aires, cursó estudios de posgrado en Relaciones Internacionales en la Fletcher School of Law and Diplomacy en Boston y se diplomó en sociología política en La Sorbona. Durante el gobierno de Alfonsín, el primero tras la vuelta a la democracia tras el periodo de gobiernos militares trasandinos, ocupó el cargo de canciller entre 1983 y 1989.

En 1988 fue electo Presidente de la 43º Asamblea General de las Naciones Unidas. Antes, había tenido varios cargos en la Oea. Como canciller, también fue responsable de acuerdos con Brasil y Uruguay, que fueron parte de la gesta del Mercosur.

En la historia de la TV Argentina

Uno de los hitos de la trayectoria de Dante Caputo se vivió en la televisión en el que fue el primer debate político tras el regreso de Argentina a la democracia. Y se produjo en el marco de las negociaciones para firmar el acuerdo de paz con Chile.

Previo a un plebiscito convocado por el Presidente Alfonsín, Caputo se enfrentó al senador peronista Vicente Saadi, en el que marcaron sus posiciones durante más de dos horas frente a una audiencia que días después participaría del referendo para decir sí o no al acuerdo con nuestro país.

“Queremos que los argentinos, todos los argentinos, participen tomando posición acerca de si conviene o no dar solución rápida y pacífica a un problema que ha constituido desde hace un siglo un elemento de tensión con la República de Chile. La solución al diferendo del Beagle no sólo constituiría el final de un antiguo litigio sino además, y sobre todo, un factor esencial para construir un futuro que se nos avecina con rapidez”, había dicho el Presidente Alfonsín al anunciar la consulta no vinculante.

El choque televisivo entre Caputo y Saadi, calificado de histórico y cuya primera parte puede hallarse en Youtube, fue transmitido por Canal 13 de Argentina y moderado por el periodista Bernardo Neustadt. Según consignó Clarín, “el debate enfrentó no sólo dos posturas sino también dos estilos políticos: Saadi, un pícaro y conservador caudillo catamarqueño, leyó buena parte de su exposición, levantó el tono y transgredió las reglas; Caputo, en cambio, mostró un perfil académico, no perdió la compostura, respetó los tiempos e interpeló directamente al público mirando a cámara”.

Durante la primera parte del cruce, Saadi acusó al gobierno de “traición a la Patria” porque el acuerdo dejaba para nuestro país las tres islas en disputa. Según Clarín, “la repercusión del debate fue tremenda. Quedaron en los libros de historia y las crónicas periodísticas los gritos nerviosos de Saadi, así como sus frases ‘basta de cháchara’ o su interrupción al moderador pidiendo que Caputo le conteste y no ‘navegue por las nubes de Ubeda’ (en vez de los ‘cerros’, como dicta la frase). En contraposición, los mismos relatos destacaron las respuestas tranquilas del canciller, que ante el furcio del peronista retrucó: ‘Yo suelo navegar por las nubes cuando voy en avión, pero acá estoy bien sobre la tierra’. Fueron imágenes que quedaron marcadas a fuego en la votación de la consulta popular”.

El debate también fue recordado por su escandaloso final: a los gritos y con Saadi desencajado.

“¡Frente a las proscripciones, Perón ordenó en su momento el voto en blanco. Es obligación del pueblo no votar. No es obligatorio, aunque la propaganda oficial diga lo contrario. Lo que sí es obligatorio, ahora y siempre, es defender a la patria. Y defenderla ante esta consulta tramposa, tiene un solo nombre: abstenerse!”, disparó ante la sorpresa de Caputo.

Pese a estas bravatas, Caputo se mantuvo tranquilo pero firme en su convicción. El ministro de Relaciones Exteriores reivindicó el pacto con Chile como el “mejor acuerdo posible” tras decenas de desaciertos diplomáticos que casi terminaron en una guerra. El plebiscito celebrado diez días más tarde (25 de noviembre) zanjaría la discusión con un contundente apoyo a la postura del gobierno radical, convalidando el tratado con el 81,13% de los votos.

Para Caputo, se inició una etapa de reconocimiento tras este debate. Su rostro pasó a ser casi familiar para la mayoría de los argentinos, que incluso le valió la imitación del humorista Mario Sapag.

Una mente inquieta

Su amplia trayectoria lo hizo ser consultado sobre diversos temas de política internacional. Así, por ejemplo, la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos fue uno de los hechos sobre los que llamó la atención. “La llegada de Trump es una calamidad; una calamidad global”.

Entrevistado por Clarín, lo calificó como “de horror. Alguien que es apoyado por el Ku Klux Klan, que acepta ese apoyo, sabiendo que el Ku Klux Klan es una organización asesina que mató, quemó vivos y torturó en el sur de los Estados Unidos a los negros, que es esclavista. Un hombre que se enorgullece de haber sido suficientemente astuto para no pagar impuestos durante 18 años, que muestra y exhibe su ignorancia de una manera impresionante…¿Qué quiere que le diga? Yo nunca vi a nadie con tanta ignorancia y al mismo tiempo, exhibirla con orgullo”.

En esa misma entrevista, entregó su pensamiento respecto de la situación de Argentina por el conflicto por las islas Malvinas. “Yo creo que hay que construir una relación lo mejor posible con los kelpers. Durante ese período de reconstrucción dejar en claro dos cosas: que esto no detiene para nada el pedido de soberanía ni puede afectar el pedido de soberanía, que nos damos 20 años o algo así de congelamiento y en 20 años la Argentina es otra, tiene otras cosas para ofrecer y encantar. Encantar, enamorar si usted quiere, a otros pueblos, ahí volvemos a hablar y vemos el tema soberanía. Incluimos el tema de la integración de los dos territorios.

En ese sentido, y consultado sobre qué le daría Malvinas a Argentina, Caputo respondió: “El simbolismo y lo emocional, que son muy importantes. Pero fuera de eso, nuestro país es un país que perdió el rumbo, su razón de ser. Antes soñábamos cosas que nunca íbamos a hacer, pero las soñábamos. Los sueños son importantísimos. El sueño americano nunca se alcanzó, pero siempre se luchó por él y se alcanzó bastante. Usted tiene dos cosas que movilizan a un pueblo: o la historia que lo empuja, porque tiene una gran historia, Francia por ejemplo, enorme historia y la historia lo empuja; o los sueños, que lo tiran, lo atraen. Países y sociedades se mueven por la historia o por los sueños. Nosotros, seguimos discutiendo cosas insólitas de nuestra historia, desde la Generación del 80 para acá…”.