Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez

Niño que ingresó a España escondido en una maleta pudo reunirse con su familia

Por Agencias miércoles 10 de junio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
102
Visitas

Un mes y cinco mil euros de fianza después, Alí Ouattara, marfileño de 42 años, fue puesto en libertad. El padre de Adou, mundialmente conocido como el niño de la maleta, se reunió finalmente con su esposa Lucille y su hijo en Ceuta, por donde ambos trataron de alcanzar España el pasado 7 de mayo.

El niño lo hizo de la mano de una desconocida marroquí de 19 años -Fátima Y.- dentro de su trolley de ruedas, y fue descubierto por los agentes de la Guardia Civil de la frontera del Tarajal al ver su figura acurrucada en el equipaje cuando pasó por los rayos X.

Esa imagen radiografiada dio la vuelta al mundo. El niño ingresó en un centro de menores ceutí del que salió el lunes. Su portadora sigue en prisión acusada de un delito de tráfico de seres humanos. El padre estuvo encarcelado hasta ayer. Tenía permiso de residencia y trató de cruzar la frontera aquel mismo día de mayo para reunirse con el pequeño, pero fue retenido por los guardias al reconocer la foto de su hijo. La familia, unida al fin, comenzará una nueva una vida en Fuerteventura.

Alí Ouattara, aseguró que no se siente “culpable” de lo que le ocurrió a su hijo porque le “engañaron” y nunca pensó que lo intentarían introducir en suelo español de esa forma. En rueda de prensa en Sevilla junto a su esposa, Lucille, y su abogado, Juan Isidro Fernández, el padre afirmó que intentó en dos ocasiones traer a España a su hijo de 8 años mediante la reagrupación familiar, aunque el gobierno se lo denegó porque no cobraba suficiente en la lavandería en la que trabaja.

Ante esa negativa, reconoció que pagó 5.000 euros para que le ayudaran por la frontera de Ceuta, aunque creyó que las personas con las que contactó en Marruecos pasarían a su hijo de forma normal y no metiéndole en una maleta. Admitió que hizo el pago para introducir a su hijo en España por el estado de “desesperación” que tenía.

Como muestra de que no quería ocultar nada, el padre dijo que cuando la Guardia Civil le preguntó si el menor que había cruzado la frontera era su hijo, él le respondió que sí y que esperaba encontrarlo con su pasaporte porque no sabía que había pasado dentro de una maleta.

La familia Ouattara se reunió después de que su padre abandonara la cárcel tras pagar una fianza de 5.000 euros. Cuando estaba en prisión, el padre dijo haberse convertido en una persona “sin voz”, aunque más tarde se congratuló de que había “muchas voces” que hablaban por él para ayudarle.

Tras quejarse de que su hijo estuviera en el centro de menores de Ceuta en vez de con su madre, señaló que teme no poder volver a su puesto de trabajo en la lavandería después de faltar durante un mes. Su abogado, que habló de un “final feliz”, se mostró esperanzado en que Alí no tenga problemas para volver a su trabajo, y apuntó que la familia ha recibido donaciones anónimas y altruistas de Alemania.

Agencias