Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Niños volverán a clases en Colombia después de 37 días de paro docente

Por Agencias domingo 18 de junio del 2017

Compartir esta noticia
43
Visitas

Los profesores de Colombia y el Ministerio de Educación han llegado a un acuerdo que termina con 37 días de huelga. Más de ocho millones de estudiantes que acuden a colegios públicos y sus 322.473 maestros podrán volver a clase. Ambas partes han pactado 21 puntos para mejorar las condiciones salariales de los maestros de manera progresiva, además de garantizar inversión pública en infraestructura, transporte y alimentación escolar.

“La prioridad del gobierno fue siempre alcanzar un acuerdo que reconozca la labor de los maestros”, ha dicho Yaneth Giha, titular de la cartera.

“Se satisfacen los intereses de la educación pública y se plantea una reforma a nivel constitucional”, ha acompañado Carlos Rivas, representante de Fecode, principal gremio del sector en referencia al proyecto en el que participarán alcaldes, gobernadores, instituciones educativas y el Congreso para asegurar más recursos a la Educación.

Una de las demandas de los docentes que complicó la negociación hasta alargarla más de un mes pretendía una nivelación salarial hasta 2021 que el Ministerio de Educación no aceptaba porque “no podía comprometerse con recursos del siguiente gobierno”.

Un profesor en Colombia gana entre 260 dólares (para aquellos que acaban de empezar) y 1.570, en el caso de profesionales con más de 15 años de experiencia, un máster, una especialización y un doctorado, según datos de Fecode. Finalmente, esta compensación anual se ha conseguido, pero la ministra no ha especificado una fecha límite. Además, los profesores recibirán una bonificación del 6% de su salario en 2018, que aumentará al 11% en 2019 y hasta el 15% en 2020.

En el capítulo de mejoras educativas, ambas partes se comprometen a plantear una hoja de ruta que incluya en el sistema educativo a los menores de seis años que hasta ahora se quedaban fuera.

Millones de niños no podían matricularse en escuelas públicas porque carecían de cursos de preescolar, una demanda que estaban asumiendo instituciones privadas, en el caso de las familias que podían pagar esta educación.