Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
Nueva masacre en Estados Unidos

Obama califica el ataque de Orlando como “extremismo autóctono”

Por Agencias martes 14 de junio del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

El Presidente asegura que las autoridades “todavía no han encontrado pruebas de que el atacante actuara dirigido por un grupo terrorista”.

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer lunes que el FBI cumplió todos los protocolos durante las dos investigaciones realizadas a Omar Mateen, el presunto autor de la mayor matanza en Estados Unidos desde los atentados del 11-S (11 de septiembre de 2001).

Obama afirmó tras una reunión con James Comey, el director de la agencia federal que “debemos asegurarnos de que no sea tan fácil conseguir armas para una persona que quiera hacer tanto daño”.

El Mandatario ha calificado la masacre como “un claro ejemplo del extremismo autóctono que nos tiene preocupados desde hace tiempo”. Obama ha asegurado que las autoridades estadounidenses “todavía no han encontrado pruebas de que actuara dirigido por un grupo terrorista”, a pesar de que declaró su lealtad a Isis durante una llamada a la policía antes del ataque, en el que acabó con la vida de 49 personas e hirió a otras 53 antes de ser abatido por los agentes.

En las inmediaciones de la discoteca Pulse, el paisaje sigue siendo el de una ciudad irreal. La avenida sigue completamente blindada por barreras y vehículos policiales. Persiste el zumbido constante de los helicópteros de la policía y cadenas de televisión.

El FBI continúa sus investigaciones para determinar los motivos que llevaron a Mateen a abrir fuego en un club gay de Orlando, Florida. Comey aseguró ayer que está tratando la masacre como un acto terrorista y que cuentan con “fuertes indicativos” de la radicalización de Mateen, pero, como explicó anteriormente Obama, carecen de pruebas de que su acto estuviera dirigido por un grupo en concreto.

El presunto tirador alegaba ante sus compañeros que tenía amigos en Al Qaeda y Hezbolá, así como conexiones con los responsables del atentado de la maratón de Boston.

El autor de la masacre del club Pulse habló hasta en tres ocasiones con la policía local, según explicó el jefe de la policía de Orlando, John Mina. Mateen se mostró “tranquilo” en todo momento y declaró su lealtad al Estado Islámico.

En la última conversación que mantuvieron, sin embargo, alertó a la policía de que estaba equipado con explosivos, por lo que las fuerzas de seguridad decidieron adentrarse en el local. “En ese momento pensamos que la pérdida de vidas era inminente”, declaró Mina.

Una de las víctimas había alertado a su madre desde el interior del baño del local que estaban encerrados con el tirador.

“Nos tiene, vamos a morir”, fue uno de los últimos mensajes de texto que envió Eddie Justice a su madre en la madrugada del domingo, según la conversación publicada por la agencia Associated Press.

La policía intentó entonces destruir un muro mediante una explosión, pero al no lograr derribarlo del todo, tuvieron que enviar un vehículo armado. El agujero permitió rescatar a decenas de rehenes, según las autoridades, pero entonces comenzó un nuevo tiroteó que no cesó hasta acabar con la vida de Mateen.

Agencias