Necrológicas
  • Gloria Mabel Montiel Garay
  • Luis Patricio Núñez Vera
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • osé Antonio Oyarzún Andrade
  • José Antonio Oyarzún Andrade

Oposición venezolana trata de reactivar la presión en la calle

Por Agencias miércoles 23 de enero del 2019

Compartir esta noticia
52
Visitas

La oposición venezolana se juega en los próximos meses sus últimas cartas para forzar la salida del poder del sucesor de Hugo Chávez. El primer paso es la convocatoria, este 23 de enero, de una gran movilización que busca reactivar la presión en la calle.

Bajo la dirección del diputado Juan Guaidó y de los liderazgos juveniles de Voluntad Popular -el partido de Leopoldo López-, el Parlamento, despojado de sus funciones por el chavismo, ha emprendido la llamada “ruta hacia la transición democrática” invocando algunos artículos de la Constitución.

El objetivo de la oposición es formar un gobierno de transición que cree las condiciones para unas nuevas elecciones libres y tomar las primeras decisiones para comenzar a resolver la emergencia humanitaria, que suma muertes por desnutrición y falta de medicamentos y ha empujado un éxodo masivo de venezolanos.

Al día siguiente de asumir como presidente del Parlamento para el nuevo período, inició una serie de cabildos abiertos -sesiones parlamentarias en la calle cuyas decisiones son vinculantes- en los que en tiempo récord ha recuperado el respaldo popular.

Año y medio de apaciguamiento y apatía opositora, después del fin abrupto de las protestas de 2017 y de los pasos erráticos de algunos de los liderazgos que hacen frente a Maduro se han revertido en estos multitudinarios encuentros replicados la última semana en todo el país y que han servido para renovar el optimismo en un país en que el rechazo a Maduro roza el 80%, según encuestas del año pasado.

Los cabildos han sido preparatorios de la gran movilización que Guaidó convocó para este miércoles 23 de enero, la fecha en que Venezuela recuerda que en 1958 civiles y militares lograron la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

La cita, han aclarado los diputados, no implicará el fin del gobierno. Esperan que sea una demostración de fuerza que marque el inicio de una nueva etapa de lucha, que todavía tiene que pasar la prueba de fuego de las acciones que emprenda el régimen desde el Supremo contra el Parlamento y su líder.