Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio
Visita de seis días

Papa Francisco fue recibido por una multitud en México

Por Agencias domingo 14 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
59
Visitas

El Papa Francisco cumplió ayer sus primeras actividades públicas en México, luego de haber llegado en la noche del viernes. El Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera recibieron al Pontífice a la escalinata del avión de Alitalia que lo llevó al país azteca, mientras miles de personas ya lo aguardaban en las calles de la capital. Tras una recepción entre bailes, música de mariachis y una canción especialmente compuesta para él, el primer Papa latinoamericano subió a su papamóvil y salió rumbo a la Nunciatura, donde dormirá las cinco noches que estará en el país.

Con celulares y linternas encendidas, la gente saludaba el paso de Francisco, el primer Papa latinoamericano en la historia de la Iglesia católica. Poco menos de una hora después de haber salido del aeropuerto, el papa Francisco llegó a la residencia del embajador del Vaticano.

Cuando llegó al país, cuatro niños de igual número de estados de México se aproximaron a la pista del hangar presidencial y le acercaron un cofre que según el programa oficial contenía tierra del país. “¡Francisco, Francisco, Francisco!”, “¡Esta es la juventud del Papa!”. “¡Francisco hermano, ya eres mexicano!”, “¡Queremos que el Papa nos dé su bendición!”, se oía entre los asistentes.

El Pontífice llegó al aeropuerto internacional de la Ciudad de México procedente de La Habana, donde tuvo un encuentro histórico con el patriarca ortodoxo ruso Kirill.

Primeras actividades

Tras reunirse ayer con el Presidente Peña Nieto en el Palacio Nacional, el Sumo Pontífice dio un discurso frente a autoridades del país, con un cargado mensaje de responsabilidad social. “Los dirigentes de la vida política les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos ciudadanos la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino, en su familia y en todos los círculos que se desarrolla la sociabilidad humana, ayudándolos a un acceso efectivo a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz”, afirmó el jefe de la Iglesia Católica.

Francisco afirmó que “esto no es sólo asunto de leyes que requieran de actualizaciones y mejoras siempre necesarias, son necesidades urgentes de formación de responsabilidad accional de cada uno, con pleno respeto del otro. Corresponde a la causa común de promover el desarrollo nacional”. “Le aseguro, señor Presidente, que en este esfuerzo el gobierno mexicano puede contar con la colaboración de la Iglesia Católica, que ha acompañado la vida de esta nación y que renueva su compromiso de voluntad y servicio a la gran causa de dos mundos: la edificación de la civilización del amor”, enfatizó.

Sin embargo, aprovechó la oportunidad para acusar que cuando se busca el “camino del privilegio” tarde o temprano “la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.